Coinbase y sus altos ejecutivos se enfrentan a una demanda colectiva sobre la cotización en el Nasdaq

Un accionista de Coinbase presentó una demanda colectiva de valores contra Coinbase por presuntamente haber engañado a inversores sobre el estado financiero de la empresa y su resistencia como plataforma de trading de criptomonedas, antes de su salida a bolsa.

Presentada por el bufete de abogados Scott + Scott en el Tribunal del Distrito Norte de California el jueves, la demanda colectiva nombra al accionista de Coinbase Donald Ramsey como demandante, tanto a título individual como en nombre de todos los demás inversores en situación similar. 

Ramsey presenta sus reclamaciones en virtud de la Ley de Valores de los Estados Unidos y ha presentado pruebas extraídas de los expedientes reglamentarios de Coinbase ante la Comisión de Valores de los Estados Unidos, comunicados de prensa de la empresa, informes de analistas y otra información divulgada públicamente sobre la bolsa.

Además de la propia empresa, la demanda colectiva nombra como demandados al consejero delegado Brian Armstrong, al director jurídico Paul Grewal y a otros altos ejecutivos, así como a varios de sus patrocinadores de capital riesgo.

Ramsey acusa a Coinbase y a sus ejecutivos de hacer «declaraciones materialmente engañosas» en sus materiales de oferta en el momento de la cotización pública y de ofrecer declaraciones positivas que «carecían de una base razonable». La demanda colectiva alega que:

«En el momento de la Oferta (1) la empresa necesitaba una importante inyección de dinero en efectivo; (2) la plataforma de la empresa era susceptible de sufrir interrupciones en el nivel de servicio, lo que era cada vez más probable que ocurriera a medida que la empresa ampliaba sus servicios a una mayor base de usuarios.»

Ramsey alega además que, una vez que las supuestas discrepancias entre la autopresentación y la realidad salieron a la luz pública, el precio de las acciones de Coinbase cayó en consecuencia. Citando los acontecimientos de mediados de mayo, cuando Coinbase admitió que necesitaba recaudar fondos y anunció sus planes de recaudar USD 1.250 millones a través de una venta de bonos convertibles, Ramsey subraya que las acciones de la empresa cayeron bruscamente cerca de un 10% en dos sesiones bursátiles.

La demanda colectiva se basa en los informes de los medios de comunicación de mediados de mayo, citando un informe de Forbes sobre el anuncio de la venta de bonos:

«Es probable que a los inversores también les sorprendiera el momento de la emisión, teniendo en cuenta que Coinbase acababa de salir a bolsa a mediados de abril mediante una cotización directa (que no implica la emisión de nuevas acciones ni la captación de capital), lo que indicaba que no necesitaba efectivo. Así que la decisión de la empresa de emitir bonos poco más de un mes después probablemente suscite algunas preguntas.»

La demanda colectiva de Ramsey también señala las dificultades técnicas de la plataforma el 19 de mayo, cuando una oleada de comerciantes que esperaban «sacar su dinero» durante un período bajista en los mercados de criptomonedas experimentó «retrasos […] debido a la congestión de la red.»

Como informó Cointelegraph en ese momento, los retrasos en los retiros de Ether (ETH) y tokens ERC-20 aparentemente debido a la congestión en la red de Ethereum que fueron experimentados ese día por los usuarios tanto en Coinbase como en Binance. Aunque no indicó la razón, el exchange Gemini también anunció que tomaría acciones de mantenimiento de emergencia para corregir los problemas en curso. 

La demanda colectiva argumenta que este tipo de problemas técnicos a nivel de servicio son críticos y perjudiciales para las afirmaciones de la compañía de ser el lugar más fácil para comprar y vender cripto en el mercado minorista. La demanda hace hincapié en esto, sobre todo teniendo en cuenta que la empresa depende de las comisiones por transacción para «generar casi todos sus ingresos.» 

En el momento en que Ramsey inició la demanda colectiva, las acciones de Coinbase cotizaban a USD 208 por acción, en comparación con su precio de apertura de USD 381 el 14 de abril.

Según se informa, el abogado de los demandados aún no había comparecido hasta el jueves. Cointelegraph se ha puesto en contacto con los representantes de Coinbase para que comenten y actualizará este artículo en consecuencia.

Sigue leyendo: