Cinco años de Ethereum: Del sueño de un adolescente a una Blockchain de 38 mil millones de dólares

Parecería que cinco años es un tiempo relativamente corto para una empresa de tecnología de la información, pero Ethereum ha hecho un progreso colosal durante este tiempo, creciendo desde su propio proyecto de ICO hasta la mayor plataforma Blockchain, ejecutando unas 2.000 aplicaciones descentralizadas. Hoy en día, la capitalización del mercado de su criptomoneda nativa, Ether (ETH), tiene un valor de 38 mil millones de dólares – mayor que la Ford Motor Company y la popular aplicación Snapchat. No sólo eso, sino que el valor de Ether ha aumentado 121 veces durante el período de existencia de la red.

Mientras todo el equipo se prepara para la transición al algoritmo de consenso Proof-of-Stake antes de la próxima actualización Berlin, Cointelegraph recuerda los sorprendentes cambios que se han producido en la plataforma durante los cinco años desde su lanzamiento, y los fallos que sólo han endurecido su resolución.

2013/2014: Una idea para una venta colectiva de 18 millones de dólares

Ethereum fue inventado por Vitalik Buterin, un programador canadiense de ascendencia rusa. Era el año 2013, y Buterin era sólo un adolescente de 18 años, pero su idea encontró una animada respuesta en la comunidad global Blockchain. Más tarde, Gavin Wood, un programador de computadoras británico, probó la posibilidad de crear el sistema inventado por Buterin y describió los principios básicos de su funcionamiento en el «Yellow Paper» de Ethereum. Junto con los primeros miembros del equipo de Ethereum, lanzaron una venta colectiva y recaudaron 18 millones de dólares para el desarrollo del proyecto.

2015: Lanzamiento de la red y listado en exchanges

La primera versión del protocolo de la criptomoneda de Ethereum, llamada Frontier, se lanzó el 30 de julio de 2015. Pero el nivel de seguridad del sistema en aquel entonces estaba lejos de lo que es el Ethereum de hoy en día. El lanzamiento de Frontier marcó un hito importante en la historia de la red, después de lo cual los desarrolladores comenzaron inmediatamente a trabajar con contratos inteligentes y a crear DApps en la Blockchain real.

El primer registro histórico existente del precio de Ether es del 7 de agosto de 2015, cuando ETH se añadió al exchange de criptomonedas Kraken a 2,77 dólares por moneda. Durante sus primeros tres días de negociación, su precio cayó a un degradante 0,68 dólares, muy probablemente bajo la influencia de las rápidas ventas de los primeros inversores.

En la segunda mitad del año, multitud de entusiastas de las criptomonedas se apresuraron a aprender lo que pudieron sobre Ethereum. Una contribución particularmente significativa a su popularización fue la conferencia de desarrolladores de DEVCON-1, que se celebró del 9 al 13 de noviembre. El evento dio lugar a intensos debates sobre el desarrollo de Ethereum, con la participación de representantes de IBM, Microsoft y UBS.

2016: El DAO, los hackers y Ethereum se divide

A principios de 2016, el precio de Ether subió rápidamente, alimentado por la noticia del próximo lanzamiento de un protocolo de red con una versión más estable: Homestead. Como resultado, ETH alcanzó su primer pico serio de 15 dólares por moneda el 13 de marzo, con el tope de mercado de la plataforma superando la jactanciosa marca de los 1.000 millones de dólares. El 14 de marzo, Homestead se puso en marcha, lo que hizo que su Blockchain fuera oficialmente segura a través de nuevos protocolos y cambios en la red (EIP-2, EIP-7 y EIP-8), haciendo posible futuras actualizaciones.

Más específicamente, la protección de la red se basó en la minería, que se planificó sólo para la etapa inicial de desarrollo con la subsiguiente transición a PoS con un modelo híbrido en una etapa intermedia. Al mismo tiempo, los exuberantes requisitos de memoria de vídeo actuaron como protección contra el uso de mineros ASIC.

El siguiente acontecimiento, que llevó el precio de Ether a su valor más alto ese año -21 dólares- fue la amplia cobertura mediática del vertiginoso éxito del proyecto The DAO, que recaudó más de 12 millones de ETH (150 millones de dólares en aquel momento) en mayo. The DAO, acrónimo de organización autónoma descentralizada, fue una de las pioneras de la era ICO que se avecinaba y eligió a Ethereum como plataforma de lanzamiento para recaudar inversiones.

Sin embargo, el 16 de junio, usando una vulnerabilidad en el código de la DAO, unos desconocidos hackers robaron unos 60 millones de dólares en ETH del proyecto. La noticia del ataque redujo el precio de ETH a la mitad, a 11 dólares. Buterin ofreció devolver los fondos robados realizando un hard fork para restaurar la red a su estado anterior al ataque. Después de un polémico hard fork celebrado el 20 de julio, la red se dividió en dos: Ethereum y Ethereum Classic.

El 22 de septiembre, Ethereum sufrió otro golpe: La red fue sometida a un ataque de denegación de servicio distribuido, lo que ralentizó significativamente sus operaciones. La noticia se convirtió en un impulso para el comienzo de una tendencia local a la baja en el precio ya reducido, que comenzó a consolidarse en el rango de 7 a 9 dólares a finales de año. A continuación, se llevaron a cabo dos bifurcaciones duras no planificadas para mejorar la resistencia de la red y rectificar las consecuencias del ataque DDoS.

2017: El boom de las ICOs

El precio de Ether experimentó una subida meteórica a principios de 2017 cuando se añadió la criptomoneda a la plataforma de eToro el 23 de febrero. Alrededor del mismo tiempo, el número de transacciones no confirmadas en la red de Bitcoin había llegado a 200.000, lo que provocó que un número cada vez mayor de inversores y mineros de la criptomonedas optaran por Ether como inversión alternativa. El 6 de mayo, el precio de ETH estableció un nuevo límite de 95 dólares por moneda.

La popularidad de Ether creció rápidamente en la comunidad cripto y entre los desarrolladores de DApp. El bombo de las ICOs también contribuyó al aumento de la demanda de Ether, ya que miles de proyectos optaron por recaudar fondos en ETH. Para el 1 de septiembre, el precio de Ethereum casi había alcanzado la friolera de 400 dólares, pero la noticia de que China prohibía las ICOs y el comercio de criptomonedas lo redujo rápidamente a casi 220 dólares.

El precio se recuperó gradualmente a mediados de octubre después del lanzamiento de la actualización de la red de Byzantium, que tuvo lugar el 18 de septiembre. Junto con el crecimiento de la burbuja de las ICOs, en la que Ether seguía siendo el principal medio de pago, ETH alcanzó casi los 800 dólares a finales de año.

2018: ETH a 1.400 dólares y una tendencia bajista

El comienzo de 2018 resultó ser incluso más exitoso para Ethereum que el anterior. El 13 de enero, el precio de Ether alcanzó su máximo histórico de alrededor de 1.400 dólares. Pero la fiebre de las ICO, que había desencadenado el rápido crecimiento del precio de Ethereum en 2017, llegó a su fin. A lo largo de 2018, sus ecos jugaron una broma cruel sobre Ether, ya que miles de proyectos ICO vendieron sus ahorros, lo que significa que Ether cayó aún más rápido que el resto del mercado.

A principios de septiembre, la noticia de la bifurcación dura de Constantinople – esperada en noviembre – frenó la caída del precio e inyectó un sentimiento positivo en la comunidad. Sin embargo, la actualización de la red se retrasó. Influido por los sentimientos entre los bajistas en el mercado cripto y las actualizaciones pendientes, el precio cayó a 85 dólares, pasando de ser  la segunda mayor criptomoneda por capitalización del mercado a la tercera mayor, posicionándose detrás de XRP.

2019: Trabajos técnicos, retrasos en las actualizaciones y popularidad de las DAO

Muchos aspectos se salieron del control de los desarrolladores a lo largo del año, ya que éstos se dedicaron activamente a realizar trabajos técnicos en la red. Mientras tanto, la comunidad perdió la cuenta del número de mejoras realizadas. En enero, la hoja de ruta técnica ganó en claridad a medida que se resolvían los difíciles problemas de ingeniería y la comunidad de desarrollo de Ethereum seguía creciendo.

DeFi se convirtió en el sector más grande dentro de Ethereum, y el mercado vio los primeros indicios de crecimiento en los juegos de azar y en las organizaciones autónomas descentralizadas. A principios de 2019, el único protocolo de DeFi que contaba con fondos significativos era MakerDAO, que tenía un total de 1,86 millones de ETH (260,4 millones de dólares en ese momento). El campo de juego se hizo mucho más diverso a finales de año cuando nuevos participantes se precipitaron en la industria.

El 28 de febrero, la bifurcación dura de Constantinople tuvo lugar en la red Ethereum, que la preparó para la transición al protocolo Casper PoS y la abolición del modelo minero anterior. Sin embargo, la octava actualización, llamada Istambul – que inicialmente había sido programada para el 4 de diciembre – se retrasó y se activó en la red principal de Ethereum el 8 de diciembre.

Entre los principales objetivos de Istambul estaban garantizar la compatibilidad de la Blockchain de Ethereum con la criptomoneda anónima Zcash (ZEC) y aumentar la escalabilidad de la red mediante los protocolos de prueba de conocimiento zero SNARK y STARK. Además, la actualización dificultó la realización de ataques de denegación de servicio en la red debido a la modificación del costo del gas necesario para lanzar los códigos de operación.

El progreso del Ethereum 2.0 sentó las bases para que las mayores corporaciones del mundo comenzaran a utilizar la Blockchain de Ethereum. En julio, Samsung lanzó un kit de software para los desarrolladores del Ethereum, seis meses después de que se revelara que el desarrollo de su nuevo teléfono incluía una wallet de Ethereum incorporada. Otra gran asociación fue la del navegador de Internet Opera, que había lanzado una billetera para Android apoyada por Ethereum a fines de 2018 y anunció una billetera incorporada de Ethereum para los usuarios de iOS a principios de 2019.

Entretanto, Microsoft siguió participando en el ecosistema del Ethereum. En mayo, la empresa lanzó el kit de desarrollo de Azure Blockchain para apoyar el desarrollo del Ethereum. En octubre, respaldó un sistema de incentivos tokenizado de la Enterprise Ethereum Alliance para su uso en los consorcios de empresas. Y en noviembre, lanzó Azure Blockchain Tokens, un servicio que permite a las empresas emitir sus propios tokens sobre Ethereum.

2020: El auge de DeFi y PoS

En la primera mitad de 2020, Ethereum -famoso por sus numerosas conferencias y reuniones- se vio obligado a posponer toda actividad debido a la pandemia de coronavirus. Sin embargo, el equipo logró un progreso significativo en la resolución del problema de la escalabilidad, con el lanzamiento de la última red de pruebas de Ethereum 2.0 programada para el 4 de agosto.

Los desarrolladores esperan que una vez que la actualización se haya completado, la red Ethereum será más rápida, más barata y más escalable sin comprometer la descentralización y la flexibilidad de la red. Mientras tanto, la red Blockchain sigue creciendo, ya que la actividad en el mercado de las DeFi ha aumentado considerablemente.

Según Dapp.com, el volumen diario de valor transferido a través de aplicaciones DeFi alcanzó un máximo histórico de 1.800 millones de dólares el 2 de julio. Durante el segundo trimestre, se movió un récord de 4.900 millones de dólares a través de aplicaciones DeFi -un crecimiento del 67% en comparación con el trimestre anterior- mientras que el número de usuarios activos de las aplicaciones Ethereum alcanzó 1.258.527, un aumento del 97%.

Sigue leyendo: