Brock Pierce al desnudo: Estrella infantil, bitcoiner multimillonario, y candidato presidencial sorpresa (*Incluimos los trapos sucios)

Afeitado y sin sombrero, vimos a Brock Pierce, el flamante presidente de la Fundación Bitcoin, en una entrevista para Fox News, hablando de su candidatura. Ya es oficial. El hombre está compitiendo en la carrera presidencial. Quiere sentarse en la Oficina Oval y estar al mando del país más poderoso del mundo. Esta vez no parecía un animador de circo con ese look vaquero/astrólogo. Esta vez emitió una vibra seria. Tal vez un poco excéntrica. Pero se impulsó la seriedad. De hecho, lucía algo presidencial. 

Nuestro amigo, que siempre se ha sentido incluido por lo teatral, se metió en personaje y asumió el rol del empresario tech metido a político. Su mensaje se centra en la unidad y la importancia de la innovación empresarial. Lamentablemente, la candidatura de Kanye West le robó la tormenta. Y ahora todos están hablando de un rapero en la Casa Blanca y de Kim Kardashian como la primera dama. Todas las luces están ahora en el Señor West, pero Brock es candidato también. ¿Brock Pierce Presidente? 

¿Por qué no? Después de todo, Ronald Reagan fue un actor de Hollywood. Y llegó a lo más alto. Y ahora es considerado por muchos como uno de los mejores presidentes en la historia de los Estados Unidos. Arnold Schwarzenegger, después de viajar en el tiempo para matar a John Connor, decidió incursionar en la política californiana y fue gobernador del estado más importante de la unión. Y muchos desconocen que Clint Eastwood fue alcalde de Carmel by the sea, una ciudad de California. Hasta Shirley Temple, la actriz infantil del cine de oro, se postuló a congresista por California. Perdió, pero ese no es el punto. El punto es que no es raro que las celebridades quieran entrar en la política. 

Sigue leyendo: Brock Pierce revela el motivo detrás de su sorpresiva candidatura presidencial

En este clima antipolitico de hoy, están de moda los políticos no políticos. De algún modo, hemos llegado a pensar que los políticos que no son políticos son más puros que los políticos de carrera. Es decir, preferíamos a alguien sin experiencia o improvisado que a alguien con experiencia. Eso es común en la política, pero es raro que suceda en otras áreas. Por ejemplo, no vamos al hospital y pedimos ser operados por alguien que no sea médico. Algo así como que me gusta mi doctor porque no es médico y es primera vez que opera. Pero en política está bien. Me gusta mi candidato porque no es político. 

¿Puede un improvisado realizar una operación a corazón abierto? Puede que sí. Puede que no. Todo depende de su preparación y carácter. De pronto, no se graduó en la universidad. De pronto, no ha realizado operaciones en un hospital. Sin embargo, es posible que sí haya estudiado mucho sobre el tema. Este es un caso extremo, por supuesto. Pero, en términos generales, no tener experiencia no necesariamente implica que se hará un mal trabajo o buen trabajo. Lo mejor es ir primero a la trayectoria de la persona. OK, no tiene experiencia para el cargo, pero debe tener experiencia en algo. ¿Cuál fue su desempeño como artista? ¿Cómo fue como empresario? ¿Cómo es la persona? 

Ronald Reagan, antes de ser presidente, fue Gobernador de California. Y, antes de eso, realizó activismo gremial. Fue presidente del Screen Actors Guild (Sindicato de Actores de Cine). Y las personas que conocen de sindicatos saben muy bien que un sindicalista puede ser un político. Si puede estar al frente de un sindicato, sabe representar y organizar a las personas. 

El asunto es que para asumir el cargo de presidente de un país, se supone que se debe estar cualificado para el puesto. Es perfectamente válido optar por un puesto político sin haber ocupado un cargo político antes, pero, de algún modo, hay que demostrar capacidad. Y esto solo se puede demostrar con las cosas que se han hecho en el pasado. ¿Quién es Brock Pierce? ¿Qué ha hecho? 

Sigue leyendo: Jonathan Herzog parece ser el candidato al Congreso más «crypto-friendly» hasta ahora

En una cáscara de nuez, el amigo Brock (1980) es un empresario principalmente conocido por sus emprendimientos en cripto. Es cofundador de la EOS Alliance, de Tether, de Blockchain Capital y Mastercoin. También es el presidente de la controvertida Fundación Bitcoin. 

De niño, participó como actor en películas de Disney. Pierce nació en Minnesota y apareció en varios anuncios comerciales de niño. Su primer rol en un largometraje fue en The Mighty Ducks (1992). ¿Se acuerdan de esa película? Todo un clásico. Emilio Estevez entrena a un equipo infantil de hockey y los lleva a la victoria. En un flashback, Gordon Bombay (Emilio) se ve de niño fallando una importante anotación. Una derrota que marcó su vida. La escena dura segundos. Bueno, Brock fue el actor que hizo Gordon Bombay de niño. 

Realizó más películas. Pero a los 17 años se retiró de la actuación para convertirse en empresario. En medio de la burbuja dotcom, Pierce se unió a Digital Entertainment Network, una plataforma de Internet dedicada a la creación y emisión de contento audiovisual como socio minoritario. La firma tuvo problemas con unas acusaciones de un supuesto acoso sexual por parte de los ejecutivos de la compañía. A raíz de ese y otros problemas, la compañía se declaró en bancarrota en junio del año 2000. 

En el 2001, Pierce fundó Internet Gaming Entertainment (IGE), una compañía en la industria de los videojuegos que comenzó a experimentar con monedas digitales años antes de la creación de Bitcoin. Después de IGE, Pierce fundó ZAM, una red de sitios web orientados a los juegos de video de jugadores múltiples, y luego se unió a Titan Gaming. 

En el 2013, cofundó Blockchain Capital, un fondo de inversión de riesgo dedicado a invertir en proyectos del sector blockchain. Desde su creación, ha logrado recaudar más de 5 mil millones de dólares para apoyar startups de la industria blockchain. Estuvo muy involucrado en la creación de Tether y en el lanzamiento de EOS.

Actualmente, reside en Puerto Rico. Ha estado muy activo en el desarrollo de bienes raíces, en la promoción de las criptomonedas en la isla y en causas filantrópicas relacionadas a los daños ocasionados por el huracán María.

Sigue leyendo: Las alarmantes predicciones de Ray Dalio, el rey de los fondos de cobertura. ¿Qué es una “década perdida”?

Ahora bien, no podemos negar que Brock Pierce ha tenido mucho éxito en sus proyectos. El sujeto obviamente se sabe mover. Sabe crear cosas de la nada e impulsarlas al cielo. Logra captar capitales. Y ha vendido sus startups y sus ICOs por buen dinero. Eso está bien. Lo más relevante aquí probablemente está en sus actividades como Presidente de la Fundación Bitcoin. Porque me temo que saber hacer dinero como empresario no es suficiente. ¿Cómo se ha desempeñado Brock Pierce como cabeza de la Fundación Bitcoin? ¿Ha organizado? ¿Ha unido? ¿Ha sido un líder? ¿Cuál ha sido la visión de la Fundación? ¿Qué tanto representa esta organización a la comunidad Bitcoin? No sé. 

Sus trapos sucios giran en torno a las acusaciones de acoso sexual hace 20 años atrás. Porque Brock Pierce estuvo cerca de los hechos. Pero en su caso nada se comprobó. Entonces, si las autoridades que investigaron de cerca los hechos no tienen nada en contra Brock en este respecto, pues yo tampoco. 

Otro asunto es su manía de apoyar ICOs, tomar el dinero, alejarse del proyecto y luego apoyar otra cosa. Es decir, Brock está en mil cosas y no está en ninguna. Ha hecho dinero sí. Pero, ¿dónde está el producto? ¿Ha asumido la responsabilidad de los proyectos que promueve? 

Claro que la candidatura de Brock Pierce a la presidencia de EEUU es obviamente simbólica. Él mismo lo ha reconocido cuando compara su candidatura como la candidatura presidencial de Ron Paul. No se trata del cargo sino del mensaje. Brock Pierce quiere ser una voz y compartir su visión del mundo con el gran público. La candidatura es solo una tarima. En este sentido, sería cuestión de escuchar lo que dice en la campaña. Si el mensaje nos representa, apoyaremos el mensaje. Hay que darle la razón cuando la tenga. Y no dársela cuando no la tenga. Así de sencillo.  ¿Brock Presidente?