Bitcoin: ¿Refugio seguro o riesgo/oportunidad?

Después de más de 7 meses alineándose con los mercados tradicionales, muchos analistas todavía no ven la correlación. Sin embargo, solo hizo falta un par de semanas para declarar a Bitcoin oficialmente desacoplado de las acciones. Anthony Pompliano, influencer y cofundador de Morgan Creek Digital, declaró recientemente que “el desacoplamiento de Bitcoin y las acciones demuestra que BTC es el ‘refugio seguro definitivo»’. O sea, según él, Bitcoin tiene una correlación cero con las acciones una vez más y los críticos se equivocaron al dudar de su estado de “refugio seguro”. 

Los mercados bursátiles han estado mostrando señales de debilidad últimamente debido al bloqueo de los estímulos en el Congreso, los reportes económicos mixtos y la incertidumbre en torno a las elecciones. Mientras esto sucede, Bitcoin experimentó un alza debido a la noticia de PayPal incorporándose al mundo cripto. Por años, se dijo que una crisis económica mundial aumentaría el precio de Bitcoin dramáticamente. En este escenario, las acciones bursátiles y el dólar perderían valor. Pero Bitcoin sería el “refugio seguro” en tiempos de pánico. Llegó el crash del coronavirus y eso no fue lo que sucedió. De hecho, sucedió lo opuesto. 

Sigue leyendo: Anthony Pompliano: El desacoplamiento de Bitcoin y las acciones demuestra que BTC es el «refugio seguro definitivo»

Bitcoin, por otro lado, ha demostrado que reacciona positivamente a las inyecciones de liquidez. Y, por mucho tiempo, su comportamiento parece estar imitando el comportamiento de una Big Tech. ¿Cuáles son los “refugios seguros”? Los bonos del Tesoro, el dólar y el oro, principalmente. Esos activos “seguros” son conocidos especialmente por su estabilidad y resistencia. En una crisis, los inversores se refugian en estos activos para escapar del colapso de los precios en los mercados bursátiles. Una inversión de renta fija se considera más segura que una inversión de renta variable. Es decir, los bonos normalmente son más seguros que las acciones. Sin embargo, las acciones, pese a ser inversiones más riesgosas, ofrecen (potencialmente) una mayor rentabilidad. En otras palabras, un refugio seguro es una inversión aburrida y ultraconservadora. 

Debido a las preocupaciones en torno al coronavirus, los mercados entraron en pánico en los meses de marzo y abril. Debido a las dudas y a la incertidumbre, muchos inversores decidieron vender sus acciones, causando un crash. En esos momentos, el dólar se fortaleció y las compras de bonos del Tesoro se dispararon. Estos activos no ofrecen grandes retornos, pero ofrecen estabilidad. Y, en momentos de pánico, el riesgo es demasiado alto y los inversores normalmente escogen la estabilidad de un activo aburrido. 

La Reserva Federal de los Estados Unidos para incentivar la inversión debe inyectar liquidez. Lo que quiere decir que debe debilitar al dólar por una parte y debe comprar bonos del Tesoro, por otra, para reducir su rentabilidad. De este modo, aumentar la demanda por los activos financieros más riesgosos. Esta fue la medicina implementada por las autoridades durante esta crisis y funcionó. Los mercados, en efecto, se han recuperado bastante del crash de marzo. 

En enero y febrero de este año, personas como Anthony Pompliano y el reportero Max Keiser nos hablaron de Bitcoin siendo un “refugio seguro” en tiempos de coronavirus. Debemos recordar que esta es la primera crisis económica mundial para Bitcoin. Sin embargo, durante esta crisis, Bitcoin se ha comportado como un Big Tech. Durante el pánico, colapsa. Después de los estímulos, se recupera. 

Sigue leyendo: La subida del precio de Bitcoin a 12,000 dólares no tendrá sentido hasta que los alcistas logren convertir este nivel en soporte

Para muchos es evidente que Bitcoin no es un refugio seguro debido a la volatilidad. Su historial nos dice que Bitcoin puede perder más del 80% de su valor en relativamente poco tiempo. En el 2017, por ejemplo, Bitcoin alcanzó casi los 20 mil dólares por unidad, y luego, un año después, Bitcoin alcanzó un mínimo cercano a los 3 mil dólares por unidad. Además, con Bitcoin, tenemos muchas incertidumbres regulatorias y tecnológicas. De hecho, siendo francos, es una locura decir que es un refugio seguro. Otros podrían decir que es irresponsable representar un activo tan riesgoso como seguro. 

Supongamos que, por un azar del destino, nos encontramos al presidente de un país X en una fiesta en la embajada de un país Y. El sujeto nos pide una asesoría y nos pregunta si debe colocar todos los fondos del seguro social en Bitcoin porque con el dinero del seguro social no puede asumir riesgos. Debe solo invertir en activos seguros. Pero después de hablar con nosotros está considerando seriamente vender los bonos del Tesoro de los Estados Unidos para colocarlo todo en Bitcoin. Después de todo, según nosotros, Bitcoin es un “refugio seguro”. ¿Cuál sería nuestro consejo? ¿Qué contestaría Anthony Pompliano o Max Keiser? 

Decir que Bitcoin no es un refugio seguro no nos hace unos traidores. Se trata de simplemente desvincular a Bitcoin de los bonos del Tesoro y el dólar, y colocarlo junto a Apple, Amazon o Facebook. Solo implica que a la hora de diseñar nuestro portafolio de inversiones debemos tomar en cuenta la volatilidad de Bitcoin en la ecuación. Los activos riesgosos son los que nos hacen crecer, porque ofrecen los mejores retornos. Pero los activos seguros son los que nos protegen durante una baja. 

Ahora bien, ¿por qué esta obsesión de algunos por declarar a Bitcoin como “refugio seguro”? Política. Ideología. Aspiración. Los libertarios dentro de la comunidad cripto consideran que el sistema está a punto de colapsar debido al mal manejo de la economía. Según ellos, el origen de todos los males es el dinero fiat que no cuenta con un suministro limitado. Lo que implica que el barco está en llamas y no es seguro. Por otro lado, Bitcoin sí es un refugio seguro por su escasez. 

Si bien es cierto que el dólar se fortalece durante las crisis y sin las inyecciones de liquidez nada evitaría su subida, debemos aprender a separar un escenario hipotético (motivado por ideología) de la realidad. El riesgo sistémico no es lo mismo que el riesgo financiero. Si no confiamos en el sistema actual y creemos en la utopía libertaria, entonces Bitcoin sí es un refugio seguro (riesgo sistémico). Ahora bien, si nos importa nuestro bolsillo, no podemos negar la volatilidad de Bitcoin (riesgo financiero). En este caso, Bitcoin no sería un refugio seguro.

Sigue leyendo: El oro «desplomándose» frente a Bitcoin es muy alcista para la criptomoneda, dice Raoul Pal

En el caso de Bitcoin, lo mejor es no comprar con dinero prestado. No invertir dinero que vamos a necesitar. Además, hay que estar dispuesto a esperar. Se debe aprender a vivir con la volatilidad asumiendo una postura a largo plazo. No sería muy prudente colocar todo el dinero de la abuela en Bitcoin, por ejemplo. O no sería muy buena idea colocar el dinero del fondo universitario de un hijo o el dinero de la venta de la casa de tu mamá en Bitcoin. Por ejemplo. 

Por otro lado, sí es seguro colocar ese dinero en un “refugio seguro” como un bono triple A o bonos del Tesoro. Se trata de sentido común. No podemos dejar que el fanatismo bitcoiner nuble nuestra mente y perjudique nuestro bolsillo. El riesgo y la oportunidad van de la mano. Un “refugio seguro” te ofrece seguridad, pero muy pocos retornos. Bitcoin es definitivamente un activo de oportunidad. Es un activo, esencialmente, de crecimiento.