Argentina utilizará tecnología Blockchain para rastrear documentos en plantas de energía nuclear

El país del cono sur, Argentina, anunció que utilizará la tecnología descentralizada Blockchain para rastrear documentos de la cadena de suministro dentro de sus centrales nucleares, convirtiéndose así en la primera nación en adoptar la cadena de bloques en este sector energético particular.

La certificación de los procesos en el registro distribuido descentralizado estará a cargo de la empresa local de ingeniería Nuclearis especializada en la fabricación de componentes mecánicos para el sector, y la compañía argentina RSK especializada en tecnología Blockchain, según reveló el medio local La Nación.

La solución presentada por RSK permitirá evitar la falsificación o adulteración de documentos técnicos de los componentes fabricados por Nuclearis mediante la plataforma Blockchain RSK, que permitirá en todo momento la trazabilidad de los documentos relacionados con el suministro de la planta de energía nuclear.

La solución a implementarse permitirá que la documentación de multitudes de piezas mecánicas que componen los reactores nucleares, permanezcan inalterables y accesibles en cualquier momento para verificar que la ingeniería de detalle y los datos respectivos de propiedades fisicoquímicas, características de manufactura, certificación de materiales, entre otros datos importantes, sean consonás con la realidad y además permanezcan disponibles por más de un centenar de años, que es el promedio de vida útil calculada de las centrales nucleares hoy en día.

Se espera que la implementación de la tecnología Blockchain se lleve a cabo por Nuclearis en las centrales Atucha I y II, en Zárate, así como en el desarrollo del Carem 25 que está fabricando Argentina en Bariloche.

Nuclearis, fundada en el 2009, es la compañía encargada de fabricar una máquina que permite automatizar y estandarizar la fabricación del “anillo de cierre“, un componente crítico para el sellado de núcleos de los reactores. Desde el 2011, la empresa ha tenido relación comercial con la estatal Nucleoelectríca Argentina, la empresa matriz que opera las centrales atómicas argentinas.

Santiago Badrán, el responsable y fundador de Nuclearis, al ser consultado por La Nación sobre el nuevo hito alcanzado junto a IOV Labs para la implementación de la plataforma RSK, señaló que

«El flujo tradicional de la documentación presenta un punto de vulnerabilidad: dichos documentos podrían ser extraviados, modificados o reemplazados de forma accidental o ex profeso por cuestiones de índole económica, ya que una empresa proveedora podría verse tentada de modificar la documentación antes que desechar un componente mecánico defectuoso o que no cumple con las especificaciones y normativas técnicas».

Badrán recordó que si la documentación no es confiable, sus componentes tampoco lo serán, lo que podría generar eventos de falsificación de documentos como el ocurrido en Francia del 2016 o Corea del Sur en 2013, que pusieron en tela de juicio la integridad de las estructuras construidas y la seguridad de la población en general.

Con la implementación de la tecnología Blockchain en la fabricación de piezas mecánicas de Nuclearis, Argentina se convierte así en la primera nación en certificar su producción de estos componentes mediante la cadena de bloques, generando un capa adicional de seguridad al proceso constructivo del reactor.

«Nuestra plataforma fue implementada hace algunas semanas y ya está siendo utilizada por proveedores de Nuclearis tanto en Alemania como en la Argentina. Al mismo tiempo, recibimos consultas de empresas nucleares de Rusia y Estados Unidos interesadas en conocer más detalles de nuestro desarrollo», cuenta Badrán.

Según la nota de prensa, el próximo paso de los directores de Nucleoeléctrica es ampliar la plataforma para incorporar al resto de los proveedores de la industria nuclear en Argentina.

“Queremos crear una Blockchain nacional o, cuanto menos, del sector nuclear argentino“, señaló Lucas Castiglioni, director del ente.

Sigue leyendo: