Un grupo de trabajo de ransomware pide medidas agresivas de rastreo de transacciones de Bitcoin

El gobierno y la industria se han unido para luchar contra el gran aumento del ransomware; un grupo de trabajo recién formado pide nuevas medidas para rastrear más agresivamente los flujos de Bitcoin y de criptocapital.

El grupo de trabajo incluye a las fuerzas de seguridad, como el FBI y los agentes del Servicio Secreto de EE.UU., que trabajan junto a representantes de las grandes empresas de seguridad y tecnología.

Según un informe del 29 de abril de Reuters que cita fuentes anónimas del grupo de trabajo del Departamento de Justicia, el grupo está pidiendo nuevas directrices diseñadas para eliminar el anonimato de las transferencias de activos digitales que pronto serán revisadas por el Congreso.

Las medidas propuestas incluyen el endurecimiento de los requisitos de KYC para los criptoexchanges, la ampliación de los requisitos de licencia para las entidades que operan con criptomonedas, y la ampliación de las leyes contra el lavado de dinero para vigilar mejor las operaciones de los quioscos de conversión de criptomonedas y los cajeros automáticos.

El grupo también está apoyando el impulso de la Red de Ejecución de Crímenes Financieros para aumentar los requisitos de información para las transacciones valoradas en más de $10,000.

Un funcionario de Seguridad Nacional dijo que las directrices propuestas también serían «enormes» para los esfuerzos de aplicación de la ley para combatir a los narcotraficantes, contrabandistas de personas y otros actores que participan en actividades ilícitas bajo la cubierta de criptopseudonimidad.

«Este es un mundo que se creó exactamente para ser anónimo, pero en algún momento hay que renunciar a algo para asegurarse de que todo el mundo está a salvo», dijo.

Las normas propuestas buscan responder a un año récord de ataques de ransomware, ya que el grupo de trabajo estima que los sindicatos de ransomware recaudaron cerca de $350 millones durante 2020, un 200% más que el año anterior. La mayor parte de las ganancias se acumularon al dirigirse a organismos gubernamentales, hospitales, instituciones educativas y empresas privadas.

El grupo de trabajo también señaló que las pruebas sugieren que muchos operadores de ransomware tienen relaciones amistosas con Corea del Norte, Rusia y otras naciones-estado cuyos intereses parecen oponerse a los de Estados Unidos.

Al anunciar el equipo la semana pasada, el Vicefiscal General en funciones, John Carlin, escribió: «Aunque el Departamento ha tomado medidas importantes para hacer frente a la ciberdelincuencia, es imperativo que pongamos en juego todas las autoridades y recursos del Departamento para hacer frente a las múltiples dimensiones y causas fundamentales de esta amenaza».

Sigue leyendo: