Un gestor de fondos de criptomonedas australiano es condenado a 7 años de prisión por robarle 54 millones de dólares a sus inversores

Stefan He Qin, el fundador de dos fondos de cobertura de criptomonedas, ha sido condenado a más de siete años de prisión después de que las autoridades estadounidenses descubrieran que había estafado a sus inversores por USD 54 millones.

Un comunicado del 15 de septiembre del Departamento de Justicia de EE.UU. (DoJ) anunció que la jueza de distrito de EE.UU. Valerie Caproni condenó a Qin a 90 meses de prisión por estafar a sus inversores por USD 54 millones.

Este australiano de 24 años poseía y operaba dos fondos de inversión en criptomonedas entre 2017 y 2020: Virgil Sigma y VQR, este último fundado en febrero de 2020.

A pesar de que Virgil Sigma afirmaba invertir los activos de los clientes en estrategias de arbitraje de criptomonedas, el DoJ descubrió que Qin había malversado el capital de los inversores del fondo para pagar gastos personales, incluyendo comida, alquiler e inversiones privadas desde 2017.

Para evitar despertar sospechas entre sus inversores, Qin creó estados de cuenta falsos y documentos fiscales falsos afirmando que la empresa había sido rentable durante todos los meses desde agosto de 2016, excepto en marzo de 2017.

Después de mentir regularmente a sus clientes en relación con el «valor, la ubicación y el estado de su capital de inversión» -Sigma alega 90 millones de dólares en activos a pesar de que Qin había «disipado casi todo el capital de los inversores»- Qin trató de robar activos de VQR para pagar las solicitudes de reembolso de los inversores de Sigma.

En diciembre de 2020, Qin le ordenó al trader principal de VQR que liquidara todas las posiciones del fondo y transfiriera los fondos al australiano. A pesar de advertir que la medida supondría pérdidas para los inversores de VQR, el trader principal deshizo las posiciones de VQR y remitió los fondos a Qin.

El 4 de febrero de 2021, Qin se declaró culpable de un cargo de fraude de valores. En el último anuncio del Departamento de Justicia, la fiscal Audrey Strauss dijo:

“La descarada y amplia estafa de Qin dejó a sus asediados inversores en la estacada por más de 54 millones de dólares, y ahora se le ha impuesto la apropiada y larga sentencia de más de siete años en una prisión federal.”

También se ha ordenado a Qin que renuncie a más de USD 54 millones y se le ha condenado a tres años de libertad supervisada.

Los reguladores de todo el mundo han destacado recientemente la creciente prevalencia de las criptoestafas: el jefe de la SEC, Gary Gensler, destacó cómo las brechas en las protecciones regulatorias pueden poner en peligro a los consumidores a principios de mes.

«Los inversores pueden ser menos escépticos con respecto a las oportunidades de inversión que implican algo nuevo o ‘de vanguardia’, o pueden quedar atrapados en el miedo a quedarse por fuera (FOMO)», advirtió Gensler.

En mayo, la Comisión Federal de Comercio informó de pérdidas de consumidores por más de 80 millones de dólares en estafas de inversión en criptomonedas desde octubre de 2020.

Sigue leyendo: