Un agente de custodia de criptomonedas esquiva la cárcel tras mentir sobre los millones robados

Un juez federal de Manhattan ha dejado libre a un agente de custodia por haber engañado a un gestor de inversiones en criptomonedas sobre la compra de $3.25 millones en Bitcoin a su nombre en 2018. 

Durante una audiencia celebrada por videoconferencia el 4 de febrero, el juez de distrito de Estados Unidos Edgardo Ramos ordenó al fundador de Volantis Market Making, John Barry Thompson, de Pensilvania, que le devolviera los $3.25 millones al gestor de inversiones con sede en Nueva York, Iterative OTC, y lo condenó a tres años de libertad supervisada. Thompson se declaró culpable en octubre de 2020.

Según la publicación jurídica Law 360, el juez Ramos tuvo en cuenta la falta de mala intención de Thompson y el hecho de que él mismo había sido víctima de un fraude, declarando:

«El Sr. Thompson incurrió en una conducta delictiva grave, [pero] tenemos que poner esto en contexto. Este fue un fraude inusual.»

El juez Ramos también estaba dispuesto a concederle a Thompson cierto margen de maniobra debido a la preocupación por el impacto del Covid-19 en el abarrotado sistema penitenciario estadounidense. Dado que el riesgo de contraer el virus es muy alto y la falta de vacunas fácilmente disponibles en las prisiones, Ramos señaló que el sistema judicial estadounidense necesitaba «aliviar toda la presión que podamos de los centros penitenciarios.» 

En 2018, la empresa de custodia de Thompson, Volantis, recibió $3.25 millones de Iterative OTC para comprar 500 Bitcoin en su nombre. Sin embargo, al intentar comprarle el BTC a un tercero, Thompson se encontró con una pérdida cuando los vendedores supuestamente tomaron los $3.25 millones de Iterative sin proporcionar ningún Bitcoin a cambio.

Los dos vendedores, el abogado inhabilitado Phillip Reichenthal y el fugitivo Randy Craig Levine, se enfrentan ahora a cargos de fraude en un caso judicial en curso ante el juez de distrito de Manhattan Lewis A. Kaplan.

A pesar de haber perdido los fondos, Thompson mintió a Iterative durante días sobre la operación fallida y falsificó los estados de cuenta para mostrar un saldo para el BTC que nunca se compró.

En julio de 2018, Thompson volvió a falsificar documentos después de que un segundo cliente le transfiriera a Volantis $4 millones para comprar un BTC que nunca se adquirió. El juez Ramos ordenó a Thompson devolver los $4 millones.

Thompson le aseguró al juez que mantendría un borrón y cuenta nueva de cara al futuro, subrayando que si bien era culpable de engañar a sus clientes, su intención había sido que las operaciones tuvieran éxito.

«Puedo prometerle a su señoría… que no volveré a tener problemas con la ley», dijo.

No dejes de leer: