r/Wallstreetbets contra Wall Street: ¿Un preludio de la irrupción de DeFi en la escena?

Cuando GameStop, un minorista de videojuegos en apuros, fue atacado por los vendedores en corto de los fondos de cobertura, una coalición de individuos encabezados por r/Wallstreetbets, un foro de Reddit, se lanzó a salvar a GameStop comprando sus acciones, impulsando el precio de sus acciones desde los 20 dólares hasta los 483 dólares, y causando un daño real a los vendedores en corto en la negociación.

Pero entonces Robinhood, la plataforma de negociación elegida por los insurgentes, suspendió las compras de acciones de GME de GameStop y de otros siete valores. Los Redditors se quejaron, afirmando que Robinhood había cedido a los fondos de cobertura y a otros intereses arraigados de Wall Street. Robinhood, por su parte, explicó que se vio obligado a suspender las compras de GME o se habría quedado sin efectivo para cubrir las transacciones.

Sin embargo, se presentaron más de 30 demandas colectivas contra la plataforma de negociación centralizada: una de ellas argumentaba que la suspensión era justo lo que «los fondos de cobertura [de GME] querían», y otra incluso declaraba que «Robinhood robaba a los pobres para dárselo a los ricos«.

Otros insinuaron que este tipo de argucias no habrían ocurrido en un mundo financiero descentralizado. En esa línea, Mike Novogratz, de Galaxy Digital, calificó el estallido de GME como un «gigantesco respaldo a DEFI», y un criptousuario, que quiso permanecer en el anonimato, dijo a Cointelegraph: «Restringir a los individuos la compra de una acción seleccionada es una forma de mecanismo de control centralizado. En un mercado de comercio descentralizado, nadie tendría ese poder«.

Sin embargo, esta opinión no fue unánime. El cofundador de Quantum Economics, Mati Greenspan, encontró poco que aplaudir en la compra de acciones de GameStop por parte de la multitud: «La narrativa de que Main Street fue finalmente capaz de vencer a Wall Street en su propio juego es extremadamente errónea», ya que, según él, «había fondos de cobertura en ambos lados de esta operación». Y añadió: «Es difícil ver cómo la compra de acciones sobrevaloradas de una empresa que está perdiendo dinero hará del mundo un lugar mejor».

Con esto como telón de fondo, he aquí una inmersión más profunda en las lecciones, si es que hay alguna, que podrían extraerse del enfrentamiento entre r/Wallstreetbets y los millonarios. Por ejemplo, si los inversores minoristas pueden ahora mover los precios de las acciones, entonces seguramente pueden mover los precios de las criptomonedas de gran capitalización, ¿no?

¿Está escrito en la pared?

«Los acontecimientos en torno a GME y Robinhood fueron una llamada de atención para el público en general», dijo a Cointelegraph Alexei Zamyatin, cofundador y director general de Interlay, una empresa de investigación y desarrollo centrada en la interoperabilidad de la Blockchain: «Dudo que la mayoría de la gente fuera de las finanzas/banca fuera consciente de que los principales clientes de Robinhood eran fondos de cobertura en lugar de usuarios minoristas».

«No estoy del todo seguro de estar de acuerdo en que la reciente saga de GME haya demostrado que los inversores minoristas pueden coordinarse de manera significativa para mover las acciones a largo plazo», dijo a Cointelegraph George Giaglis, director ejecutivo en el Instituto para el Futuro de la Universidad de Nicosia. «Considero que se trata más bien de una prueba de la última etapa del mercado, y no de una nueva ola de dominación sostenible del mercado por parte de los minoristas, como muchos comentaristas querrían describir», añadió.

Kaj Burchardi, director de BCG Platinion Netherlands -una división de Boston Consulting Group- dijo a Cointelegraph: «En teoría, una multitud minorista conjunta puede mover muchos activos», incluyendo los precios de las criptomonedas – pero, por supuesto, eso depende del tamaño de la multitud. El foro de Reddit r/Wallstreetbets supuestamente movilizó a miles de inversores individuales para comprar acciones de GameStop. «En general, creo que el número de inversores minoristas crecerá en el espacio de las criptomonedas -independientemente si unen fuerzas similares al ejemplo de GameStop», dijo Burchardi.

Históricamente, los inversores minoristas -no las instituciones- han impulsado los precios de las criptomonedas, dijo a Cointelegraph Lex Sokolin, director de marketing y codirector global de fintech en ConsenSys, y añadió:

“Su tolerancia al riesgo ha sido mayor, y la narrativa de las criptomonedas atrae más a los individuos que buscan un nuevo sistema. DeFi puso al capital minorista e institucional en igualdad de condiciones el año pasado, lo que será un aspecto clave a vigilar en el futuro.»

¿Una lucha generacional?

Pero, ¿qué pasa con las respectivas partes de la historia de la semana pasada? El propietario de los Dallas Mavericks, Mark Cuban, sugirió que «la comunidad de inversores de la vieja escuela está recibiendo una patada de lo que él describe como la «Generación de Resguardo de Valor»». ¿Es realmente un conflicto entre los jóvenes y los viejos?

Según Sokolin: «No vimos sólo una lucha generacional, sino filosófica». Además, como la brecha de información se ha reducido, los inversores nativos de Internet son ahora más capaces de rivalizar con los inversores profesionales: «Pueden autoorganizarse y votar con su dinero, que, en conjunto, puede rivalizar con los miles de millones de las altas finanzas». William Knottenbelt, profesor del departamento de informática del Imperial College de Londres, declaró a Cointelegraph:

«La lucha no es ni entre las generaciones más jóvenes y las más mayores ni entre la gente corriente y los fondos de cobertura. Es más bien entre los que creen en la protección y la expansión de las libertades personales de los individuos -incluido el derecho a participar en los mercados financieros- y los que no».

En esta línea, «DeFi muestra un fuerte potencial cuando se trata de proteger y mejorar ciertas libertades», continuó Knottenbelt, «pero no es inmune a algunos tipos de actividades éticamente dudosas que también se manifiestan en sistemas más centralizados.»

Mientras tanto, según Burchardi, «se trata de una lucha centralizada contra descentralizada», que puede correlacionarse con la edad, pero no necesariamente. «Por ejemplo, en sólo un año, vimos cómo el valor de DeFi pasó de casi cero a más de 25.000 millones de dólares de capital bloqueado. Este crecimiento es descentralizado y a menudo impulsado por la comunidad«.

¿Una victoria para las redes sociales?

Si los inversores individuales no demostraron su influencia de forma concluyente, ¿qué pasa con las redes sociales? ¿Las plataformas como Reddit han servido de aviso de que ahora son una fuerza a tener en cuenta en el ámbito financiero? Sokolin dijo a Cointelegraph: «Hemos sido testigos del poder de las redes sociales y de las poderosas emociones que se inclinan sobre los juegos financieros del pasado. Las criptomonedas ya encarnan este ethos, ya que muchos activos son valorados por la comunidad, no por los analistas.»

Mati Greenspan, escribiendo en su boletín, estaba de acuerdo: «Una lección que el mundo parece haber aprendido es que las redes sociales pueden ser un indicador principal, e incluso una fuerza motriz, para los futuros movimientos de precios.»

En cuanto a las finanzas descentralizadas, ¿recibió un impulso de la protesta cuando Robinhood suspendió la compra de GME? «Estos acontecimientos, en mi opinión, definitivamente impulsarán la adopción», dijo Zamyatin a Cointelegraph. «Los constructores de DeFi están ahora en el punto de mira, y dependerá de nosotros incorporar a los usuarios no criptos y mostrar el potencial positivo de un sistema financiero descentralizado».

dijo Giaglis a Cointelegraph: «DeFi es hoy donde Bitcoin era en 2013 o 2015: unos pocos adoptantes tempranos están viendo el potencial, mientras que el mercado masivo todavía tiene que darse cuenta de lo disruptivo que será para las finanzas tradicionales.» Está de acuerdo en que los acontecimientos de la semana pasada probablemente aceleren la aceptación.

«Los estadounidenses aprendieron los límites de su estructura de mercado», añadió Sokolin. «No es que Robinhood haya quitado el botón. Es que tienen que compensar con la Depository Trust & Clearing Corporation, y las operaciones tardan T+2 [fecha de la operación más dos días] en liquidarse, y la volatilidad obligó a que sus requisitos de garantía subieran 10 veces.» Los mercados programáticos de DeFi habrían escapado presumiblemente a este destino porque se negocian en tiempo real y están abiertos 24 horas, siete días a la semana.

¿Pueden los DEXs manejar el flujo?

¿Están los exchanges descentralizados preparados para los mercados masivos? ¿Podrían manejar el volumen de la acción de r/Wallstreetbets de la semana pasada sin colapsar? «Hoy en día estos mercados descentralizados son todavía pequeños y no siempre a nivel empresarial», dijo Burchardi a Cointelegraph, añadiendo: «Tendrían grandes desafíos para manejar estos volúmenes – al menos en sus versiones actuales«.

Además, los exchanges descentralizadps ni siquiera están totalmente descentralizados y podrían ser objeto de manipulación, señaló Zamyatin en una reciente entrada de su blog. La cuenta administrativa de un DEX podría actualizar los contratos o detener las operaciones, lo que significa que «nuestro [proverbial] fondo de cobertura sólo tiene que ponerse en contacto con la persona/grupo que controla esta cuenta, ejercer algo de presión u ofrecer un soborno lucrativo, y el comercio puede al menos ralentizarse».

Tampoco Ethereum, la plataforma que alberga la mayoría de los proyectos DeFi, está completamente descentralizada. Tres pools de minería controlan más del 50% de la tasa de hash de Ethereum, señaló Zamyatin, y «no sabemos realmente quién controla estos pools en el fondo» si se coludieran. «Todavía no hemos llegado a ese punto desde el punto de vista técnico, y la manipulación del mercado sigue siendo posible, aunque podría decirse que es más difícil que en las plataformas centralizadas», dijo Zamyatin a Cointelegraph.

Además, dado que Ethereum alberga la mayor parte de los proyectos DeFi en la red, a medida que aumenta la demanda de transacciones, también lo hacen las tarifas de gas, y en algún momento, pueden llegar a ser demasiado caras, muy rápidamente.

¿Histeria a corto plazo, cambio a largo plazo?

Tal vez los acontecimientos de la semana pasada se consideren algún día como el momento DeFi del Tea Party de Boston, cuando los colonos estadounidenses disfrazados de indios mohawk arrojaron 342 cofres de té al puerto de Boston para protestar contra el dominio británico, un acto aparentemente irracional, pero que ahora se considera precursor de la Revolución Americana.

«Recordaremos esto como otro caso de histeria masiva a corto plazo y dinámica FOMO que impulsó algunos activos a valoraciones que no tenían nada que ver con sus valores fundamentales subyacentes antes de revertir a precios más justos«, observó Giaglis, añadiendo:

«Sin duda, estamos entrando en una era en la que cada vez más personas se dan cuenta del potencial de las aplicaciones descentralizadas, entre iguales, desintermediadas y resistentes a la censura, especialmente en el sector de los servicios financieros.»

Burchardi está de acuerdo en que ya se está produciendo un movimiento significativo hacia las finanzas descentralizadas, pero añade que todavía hay que resolver dos puntos clave para garantizar el crecimiento futuro: «¿Cómo se puede hacer que DeFi sea más conveniente? ¿Y cuándo y cómo se regula? Las respuestas a estas preguntas determinarán el progreso de DeFi».

En definitiva, puede que el evento de la semana pasada haya dividido a la comunidad de criptomonedas, sin una clara claridad generacional o de minoristas/instituciones, pero podría decirse que alertó al gran público inversor sobre algunos de los defectos del sistema actual, una especie de «momento de enseñanza» para las finanzas descentralizadas, por así decirlo.

En cualquier caso, corresponde a la comunidad blockchain y criptomonedas asegurarse de que sus tecnologías, seguridad y protocolos están en orden para el día en que el gran público se apresure a utilizar sus mercados.

Sigue leyendo: