Los estafadores están cambiando las tarjetas de crédito por Bitcoin, dice una compañía de protección al consumidor

Los estafadores se aprovechan de la naturaleza irreversible de las transacciones con criptos, dice Michael Cohen, vicepresidente de operaciones globales de MyChargeBack. Cuando se imaginó a Bitcoin (BTC) por primera vez, uno de sus puntos fue el hecho de que ofrecía mejor protección a los minoristas que las tarjetas de crédito. En uno de sus primeros correos electrónicos, del 10 de noviembre de 2008, Satoshi Nakamoto esquivó una queja de uno de los primeros usuarios en adoptar la criptomoneda, James A. Donald, quien lamentaba el hecho de que las transacciones de Bitcoin no fueran instantáneamente definitivas:

«La no repudiabilidad instantánea no es una característica, pero aún así es mucho más rápida que los sistemas existentes. Los cheques en papel pueden rebotar hasta una semana o dos. Las transacciones con tarjetas de crédito pueden ser disputadas hasta 60 o 180 días después. Las transacciones de Bitcoin pueden ser suficientemente irreversibles en una o dos horas».

Según Cohen, en algunos casos, es posible presentar contracargos de tarjeta de crédito hasta 18 meses después de la fecha de la transacción. Hay dos clasificaciones de contrargos de tarjetas de crédito: uso no autorizado (cuando un delincuente obtiene acceso a una tarjeta de crédito) y autorizado (cuando el titular de la tarjeta autoriza la transacción pero no está satisfecho con el resultado). Cohen dijo que, en lo que respecta a las criptomonedas, los consumidores pueden tener la posibilidad de recuperar los fondos sólo cuando se trata de transacciones no autorizadas, ya que las compañías de crédito como MasterCard y Visa excluyen de la segunda categoría a ciertas industrias como las de criptomonedas y las de apuestas. Cohen opinó que la ubicuidad de los estafadores que utilizan las criptos como una herramienta dificulta la adopción masiva:

“Por desgracia, son una herramienta muy buena para que un estafador las tenga como medio para recolectar fondos. Creo que sirve en el desinterés de aquellos que buscan promover el uso general y universal de las criptomonedas. Creo que es en este punto. Es algo así como un obstáculo por todas las personas que están siendo estafadas. Quiero decir, no van a ser ellas las que promocionen el uso».

Cohen dijo que uno de los tropos más típicos de los estafadores consiste en ofrecer algún producto o servicio (los más comunes tienden a estar relacionados con el trading de divisas) a un cliente desprevenido. Luego, en el último momento, el estafador convence a la víctima desprevenida de que pague por el servicio o financie su supuesta cuenta utilizando criptomonedas. Sin embargo, según Cohen, no todo está perdido para las víctimas; puede haber posibles vías de reparación.

La compañía de Cohen ayuda a las víctimas a identificar a los estafadores rastreando sus movimientos en la cadena de bloques. Típicamente estas llevan a un exchange de criptomonedas donde los criminales depositan el producto de sus crímenes antes de cobrarlos. Cohen dijo que muchos exchanges han recibido el mensaje y están verdaderamente ansiosos por botar a los usuarios que utilizan sus servicios con fines nefastos.

Recientemente, dos oficinas del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos emitieron avisos a las empresas de criptomonedas, principalmente a los exchanges, por el procesamiento de pagos producto de ataques de malware. Unos días después, el gobierno de los Estados Unidos fue tras BitMex y su fundador por operar una plataforma comercial no registrada. A medida que la regulación sobre las criptomonedas se vuelve más estricta en todo el mundo, parece que cobrar las ganancias obtenidas ilegalmente podría volverse cada vez más difícil para los delincuentes.

Sigue leyendo: