¿Llegó el fin para los mineros de criptomonedas chinos? Los equipos se mueven tras la represión del gobierno

Cuando se trata de China, la claridad no es precisamente un elemento característico, y la reciente represión de la minería de criptomonedas no es una excepción. El Comité de Estabilidad Financiera y Desarrollo del Consejo de Estado informó el 21 de mayo de que está restringiendo la minería de Bitcoin (BTC) en medio de las preocupaciones por el riesgo financiero, lo que llevó al South China Morning Post a proclamar que «el lugar de China en el centro de la minería global de bitcoin se está desvaneciendo».

«Estamos viendo cómo el mercado de las criptodivisas entra en un camino de ‘deschinización’, primero en el trading y ahora en la potencia de hash, a partir de una serie de medidas más contundentes tomadas contra las criptomonedas y la minería de Bitcoin la semana pasada por Pekín«, dijo a la publicación Wang Juan, profesor asociado sobre Blockchain en la Universidad Xi’an Jiaotong y miembro del Consejo Asesor de Políticas de Expertos en Blockchain de la OCDE.

Pero tal vez no. Darin Feinstein, fundador y presidente ejecutivo de Blockcap -uno de los mayores mineros de criptomonedas de Norteamérica- no está absolutamente convencido de que la minería de Bitcoin esté acabada en China, el actual centro minero del mundo. En 2017, China hizo un anuncio similar, dijo a Cointelegraph, explicando además:

«Después de ese anuncio, otra compañía que fundé, Core Scientific, entró en múltiples contratos con mineros chinos para ayudarles a reubicar algún porcentaje de sus mineros de vuelta a los Estados Unidos. Ninguno de esos acuerdos llegó a materializarse, y todos esos mineros siguieron minando en China hasta el día de hoy.»

Aun así, tres empresas mineras -BTC.TOP, Huobi y HashCow- anunciaron que cerraban su negocio en la China continental, mientras que el experto en China Bill Bishop informó en su boletín «Sinocism» que las ocho medidas de borrador del gobierno tomadas contra las actividades mineras en la región de Mongolia Interior eran «duras», y «va a ser mucho más difícil pensar que esto es sólo una represión pasajera y que las cosas volverán a la normalidad relativamente pronto». Otras provincias y regiones, como Sichuan y Xinjiang, podrían seguir su ejemplo.

Nadie puede saber con certeza lo que ocurre detrás del telón en China, como señala Feinstein, pero vale la pena preguntarse: ¿Cuál es el verdadero impulso detrás de la última (aparente) represión de la minería de criptomonedas, y por qué ahora?

¿Se trata únicamente de prevenir los riesgos financieros, como anunció el Estado, o podría haber algo más, como preocupaciones energéticas o medioambientales? ¿Las empresas mineras con sede en China se trasladarán ahora al extranjero, y si es así, dónde podrían surgir nuevos centros de minería de criptomonedas?

Por último, ¿es esta otra señal de que los protocolos de validación y consenso de Proof-of-Work (Prueba de Trabajo en español), que consumen mucha energía, del tipo utilizado por Bitcoin y otras criptomonedas, son cada vez más problemáticos en un mundo ecológicamente cada vez más activo?

¿Una amenaza para los «viejos sistemas»?

«El control sobre la política monetaria y los sistemas financieros es importante para un gobierno central, y Bitcoin es una amenaza para eso», dijo Ethan Vera, director de operaciones de Luxor Tech, a Cointelegraph en referencia a las nuevas restricciones a la minería, y añadió: «Bitcoin está consolidando claramente su lugar en el mundo y demostrando ser un valioso depósito de valor para la gente a nivel mundial. Esto amenaza a los viejos sistemas«.

Yu Xiong, decano asociado internacional de la Universidad de Surrey y catedrático de análisis de negocios en la Escuela de Negocios de Surrey, cita la preocupación por el medio ambiente como la razón principal de la represión. Países como China, que han declarado que quieren llegar a ser «neutros en carbono» en algún momento -2060 en el caso de China- sienten ahora una presión creciente «para mantenerse alejados de los sectores intensivos en emisiones». La minería de Bitcoin es un sector que puede ser fácilmente sacrificado «sin demasiado coste a nivel nacional», dijo Xiong a Cointelegraph.

¿Por qué ahora? «Bitcoin creció demasiado rápido recientemente y ha impactado en el comportamiento de muchos inversores», dijo Xiong, y añadió: «Los gobiernos normalmente quieren que un sector crezca de forma razonable y no radical, por lo que había que tomar alguna medida.«

Sin embargo, en opinión de Xiong, puede que no sea necesariamente el fin de la minería en el continente. El sector podría emerger más adelante como una industria regulada. Para poner las cosas en términos económicos, «ya han ganado dinero en esta ronda, así que ahora cobran, esperan a que el precio baje y se incorporan de nuevo», según él.

«Es demasiado pronto para saber los efectos reales de los comentarios del viceprimer ministro«, dijo Vera, y añadió: «Hemos visto un par de cientos de megavatios de solicitudes de energía cruzar nuestra mesa esta semana«. Además, explicó:

«Los mineros con sede en Mongolia Interior y Xinjiang se han puesto en contacto con proveedores internacionales para tratar de sacar sus equipos mineros inmediatamente. Algunos mineros de Sichuan han empezado a buscar el traslado de algunas de sus operaciones al extranjero para diversificar el riesgo geopolítico.»

¿Son válidas las preocupaciones medioambientales?

Vera sugirió que la preocupación ecológica por el uso de la energía y la huella de carbono de la criptominería puede ser una especie de «chivo expiatorio», mientras que Feinstein opinó que la cuestión medioambiental tenía algunos matices. Por ejemplo, en la región de Sichuan, «la mayor parte de la energía es renovable, procedente de un gran conjunto de centrales hidroeléctricas que funcionan con energía renovable. Esas plantas tienen un enorme exceso de energía durante la temporada de lluvias en China«, con un coste de la electricidad cercano a cero.

Sin embargo, en otros lugares, China utiliza grandes cantidades de carbón, continuó Feinstein. «Yo supondría que para cumplir sus objetivos climáticos internos, las regiones de carbón se verán presionadas para cerrar«, mientras que las mineras situadas en lugares donde predominan las fuentes de energía renovable podrían enfrentarse a menos restricciones. «Pero aún no hemos visto salir un documento completo, así que es pura conjetura en este momento«.

Winston Ma, profesor adjunto de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York y autor de The Digital War: How China’s Tech Power Shapes the Future of AI, Blockchain and Cyberspace, dijo a Cointelegraph que las preocupaciones ambientales eran, de hecho, un gran factor en la represión, y mientras que la energía hidroeléctrica -como la utilizada en la región de Sichuan- se considera como energía limpia, «el gobierno chino se ha comprometido a cumplir con los objetivos de eficiencia energética, lo que aún podría limitar la expansión de las industrias de alto consumo de energía como la minería de criptomonedas«, y agregó:

«Sí, la neutralidad del carbono es una consideración importante. […] Investigaciones recientes de científicos chinos señalaron que esta producción de emisiones en China [de la cripto minería] superaría la producción total anualizada de emisiones de gases de efecto invernadero de algunos países más pequeños, como República Checa y Qatar».

Sin embargo, Feinstein cuestiona los argumentos sobre la huella de carbono y el consumo de energía, insistiendo en que carecen de contexto. «La energía total producida en el mundo es de 160.000 teravatios por hora de energía. Esto es toda la energía de todas las fuentes. La red Bitcoin utiliza 120 TWh de esa energía. Eso significa, sencillamente, que la red Bitcoin utiliza 0,00075 de la energía disponible en el mundo», es decir, menos de una décima parte del 1%.

Del mismo modo, el carbono liberado «como resultado de la energía utilizada en la conexión de las máquinas a la red eléctrica» es también inferior al 0,1%, y esa cifra se reduce drásticamente a medida que más equipos de minería cambian a fuentes de energía renovables. Feinstein añadió:

«Hay industrias que son criminalmente responsables de la destrucción de nuestro medio ambiente y nuestro ecosistema, pero ésta no es una de ellas».

¿Podría América del Norte recuperar el terreno perdido?

Si China está reduciendo la minería de criptomonedas, ¿reemplazará Norteamérica como centro regional de la minería, como algunos sugerían incluso antes de las nuevas restricciones? ¿Quién más podría beneficiarse?

Según el Cambridge Center for Alternative Finance, Bitcoin consume actualmente unos 110 teravatios por hora al año, mientras que Ethereum añade otros 44,5 –según Digiconomist- y esto ni siquiera incluye otras criptomonedas PoW, así que si una parte significativa de eso se cierra en China, tendrá que encontrar un nuevo hogar. Dice Vera:

«América del Norte está preparada a medio plazo para hacerse con una parte del león de esa necesidad de energía, pero no tendrá la capacidad de hacerse con toda inmediatamente. Esperamos un crecimiento significativo en Sudamérica, la región de la Comunidad de Estados Independientes [por ejemplo, Kazajstán] y el norte de Europa».

«Si los mineros chinos están nerviosos por las políticas futuras, ralentizarán las compras de nuevos equipos», dijo Feinstein, «y esos compradores de equipos irán a los siguientes mejores clientes, que creo que están en Estados Unidos. Así que deberíamos ver cómo las empresas mineras de Estados Unidos aumentan su tasa de hash».

Pero hay obstáculos potenciales aquí, incluyendo la falta de empresas de infraestructura para suministrar la electricidad necesaria para alimentar las computadoras que validan los bloques de transacciones de criptomonedas. «En términos de enchufar esas máquinas, se necesita que […] las empresas construyan suficiente infraestructura a un ritmo que dé cabida a esos mineros. En la actualidad, la demanda para conectar mineros supera la infraestructura disponible», dijo Feinstein.

«Kazajistán y Canadá son regiones de las que los mineros chinos están hablando estos días para una posible reubicación», añade Ma. Pero la reubicación puede no ser tan sencilla como parece. «Los mineros chinos pueden tener que lidiar con socios desconocidos, suministros de energía inestables y nuevos costes de cumplimiento inesperados. Si añadimos los costes de reubicación, probablemente sólo los operadores mineros más grandes y con más recursos puedan realizar el éxodo sin problemas«.

Es importante tener en cuenta que todos los grandes fabricantes de ASIC de Bitcoin están ubicados en China, dijo a Cointelegraph Thomas Heller, cofundador y director de negocios del proveedor de servicios de minería de Bitcoin Compass Mining. Bitmain, MicroBT y Canaan son las únicas tres empresas con ASICs de Bitcoin de nueva generación. Heller declaró además:

«Si el gobierno chino tomara medidas enérgicas contra los fabricantes de ASIC, habría un gran impacto en la industria minera. Actualmente, Bitmain tiene una fábrica en Malasia, y MicroBT ha estado explorando la posibilidad de establecer una fábrica en el sudeste asiático, y yo esperaría que estas empresas aumentaran sus esfuerzos en el extranjero.»

En otros lugares, «Rusia y Kazajstán son los países preferidos para trasladar grandes cantidades de mineros de vieja generación debido a los precios más bajos de la energía«, añadió Heller, «mientras que Norteamérica es más adecuada para las unidades de nueva generación. El reto ahora mismo en Norteamérica es la grave escasez de espacio para alojar mineros«.

A largo plazo, ¿qué dice toda esta controversia sobre Bitcoin y otras criptomonedas que utilizan protocolos de validación que consumen energía? ¿Es un sector sostenible a largo plazo? «Si bien no creemos que la represión en China tenga que ver con el medio ambiente, sí pensamos que es un problema acuciante en Norteamérica», respondió Vera, añadiendo además:

«Las mineras occidentales que acceden a los mercados de capitales para expandirse deben impulsar la energía renovable o los métodos de minería neutros en carbono para atraer capital. Las empresas mineras que cotizan en bolsa son las primeras que están en el punto de mira y deben reaccionar, como hemos visto con la compra de compensaciones de carbono por parte de Greenidge y el cambio de Marathon a Compute North desde su sede de Hardin».

Bitcoin puede seguir creciendo, especialmente si todos sus pools de minería se pasan a la energía renovable, dijo Xiong a Cointelegraph. De hecho, el sector tiene la oportunidad de ser un ejemplo brillante para otras industrias, es decir, «el primer sector que logre una emisión de Cero Carbono».

Por otra parte, Xiong escribió que «deberían promulgarse reglamentos y normas lo antes posible para normalizar el comportamiento de la minería de monedas de bitcoin, y exigir explícitamente que sólo se puedan utilizar fuentes de energía renovables, como la energía solar y la energía de hidrógeno, para la minería de criptomonedas.»

¿Sigue habiendo un papel a largo plazo para China?

En definitiva, ¿han marcado los recientes acontecimientos el principio del fin del dominio de la minería de criptomonedas por parte de China, que se calcula que alcanza el 80% de la capacidad mundial, aunque algunos lo sitúan por debajo?

«A largo plazo, casi todos los equipos de minería de criptomonedas chinos se venderán en el extranjero, ya que los reguladores chinos tomarán medidas enérgicas contra la minería en el país», escribió el fundador de BTC.TOP, Jiang Zhuoer, en una entrada de blog, según informó Reuters. «China perderá potencia de cómputo en favor de los mercados extranjeros«, incluidos los pools de minería europeos y estadounidenses.

Relacionado: Los fondos de Bitcoin con huella de carbono cero ganan adeptos mientras los inversores buscan una criptomoneda más verde

Reflexionando sobre el anuncio de una restricción minera similar por parte de China en 2017, Feinstein dijo a Cointelegraph: «Yo predeciría un resultado similar esta vez. Estos mineros estarán minando en 2024 cuando podemos esperar otro anuncio similar. Veremos a ciertos países prohibiendo a Bitcoin y la minería una y otra vez para siempre. Si fuera posible que un país prohibiera completamente a Bitcoin o la minería de Bitcoin, sólo ocurriría una vez«.

Pero quizá el paradigma haya cambiado realmente. «Todavía creemos que China jugará un papel en la minería a largo plazo«, declaró Vera. «Pero este acontecimiento ha cambiado fundamentalmente la forma en que los mineros chinos perciben el riesgo interno y fomentará la expansión internacional».

Sigue leyendo: