La nueva economía digital descentralizada necesita validación académica

Es un momento crucial en el desarrollo de la nueva economía digital. El interés por todo lo relacionado con las criptomonedas sigue creciendo exponencialmente, y la inversión le sigue de cerca. Podría decirse que nunca se ha invertido tanto dinero en una clase de activo tan poco conocida, tanto por el público en general como por la mayoría de los inversores. En lugar de una comprensión real, las partes interesadas en el espacio de las criptomonedas tienen que operar sobre la base de la reputación y la confianza. Esta necesidad ha dado lugar a una nueva y peligrosa estafa.

A diferencia de descaradas estafas como OneCoin o Bitconnect, los oportunistas de la cadena de bloques y los estafadores de hoy en día a menudo juegan la carta de la ciencia falsa. «Lee nuestro white paper (libro blanco) aquí», «Mira este informe de investigación que hemos subido a arXiv», «Descargue nuestro conjunto de datos»… todo suena bien, ¿verdad? Sólo falta un elemento crucial: la validación académica.

No todos los white papers son iguales

Cualquiera puede crear un «white paper» y ponerlo a disposición para su descarga. En 2018, la Comisión de Bolsa y Valores de los EE.UU. enseñó a los crédulos inversores de criptomonedas una valiosa lección. Creó una oferta inicial de monedas (ICO) falsa para la ficticia «HoweyCoin» que presentaba de forma destacada un white paper como muestra de fiabilidad. Por el contrario, sólo un investigador capacitado, muy probablemente con un doctorado y amplios conocimientos en el campo, puede tener un artículo publicado en una revista revisada por pares. Este es el estándar de oro al que debería aspirar el espacio de la tecnología del libro mayor distribuido, o DLT.

No pondrías en tu brazo una vacuna desarrollada por universitarios que no terminaron la carrera y que no dejaron que expertos en bioquímica e inmunología verificaran su trabajo. Entonces, ¿por qué deberías poner tus fondos, datos personales y dispositivos automatizados en soluciones DLT que no fueron rigurosamente investigadas?

La validación académica comienza con la revisión por pares

La revisión por pares es un aspecto clave de la validación académica. Describe la práctica de los expertos en un campo científico que comprueban los resultados de la investigación de los demás en busca de defectos e incoherencias, antes y después de la publicación. Por un lado, la revisión por pares es un paso crucial en la publicación académica, y aumenta la transparencia, fiabilidad y confianza en un trabajo. Para permitir una validación independiente, los autores abren sus datos, métodos y resultados al escrutinio de expertos, primero por revisores anónimos. Por otra parte, una vez superada la revisión inicial y publicada, la investigación puede ser revisada, modificada o incluso retractada en cualquier momento, basándose en nueva información de la comunidad científica en general. La validación académica es, por consiguiente, un proceso perpetuo.

Trabajar dentro de un sistema de revisión por pares y validación académica garantiza la continuidad en la innovación y la generación de conocimientos. Las buenas publicaciones científicas integran sus contribuciones únicas en un rico legado de logros anteriores. Revisan sistemáticamente lo que se ha hecho antes, se basan en ello y trazan el camino para la innovación futura. Las publicaciones de pseudociencia, por el contrario, suelen reinventar la rueda y hacerle ligeras modificaciones para que se vea bien.

Por último, pero no menos importante, la revisión por pares trae consigo un código de integridad y conducta académica. En la cultura popular, muchos supervillanos tienen títulos superiores. En la vida real, la gran mayoría de los académicos son personas bien intencionadas y muy éticas, cuyas acciones se guían por la búsqueda de hechos y conocimientos. Aunque no es una cura milagrosa contra los errores humanos o los deslices morales, podemos decir que el sistema de validación académica ha conseguido en gran medida mantener el desarrollo científico en un camino recto. Esta observación también es válida para muchas empresas derivadas de la industria, como en el sector de la biotecnología.

La biotecnología como ejemplo de revisión por pares en la industria

Un sector en el que la revisión por pares está integrada con éxito desde hace ya bastante mucho tiempo y es ampliamente aceptada es el de la biotecnología. Estrellas emergentes recientes como BioNTech y Triumvira Immunologics publican regularmente en las mejores revistas y se someten a una minuciosa revisión por pares. Nadie querría lo contrario. El sector ha aprendido la lección después de varios episodios espectaculares de pseudociencia, y ninguno de ellos es más grande que Theranos.

Entre su fundación en 2003 y su cierre forzoso en 2018, el unicornio biotecnológico de análisis de sangre Theranos amasó unos USD 700 millones en financiación. Su CEO, Elizabeth Holmes, y el director de operaciones, Ramesh «Sunny» Balwani, sedujeron a los inversores con impresionantes descripciones de tecnologías que su empresa nunca llegó a desarrollar. Los dos dispositivos de análisis de sangre que Theranos sacó al mercado, el Edison y el miniLab, no fueron revisados por pares.

Con el tiempo, la presión de los inversores, los investigadores y los medios de comunicación para que se validara la prueba fue demasiado grande como para ignorarla. Bajo el escrutinio científico independiente, el Edison demostró ser prácticamente inútil como herramienta de diagnóstico. Destrozada por las críticas, Theranos ni siquiera abrió el miniLab a un examen independiente. Muy pronto, los socios y los inversores comenzaron a quejarse, y los principales ejecutivos de la empresa ahora enfrentaban cargos en lo que la SEC calificó como fraude elaborado a gran escala.

Lo que toda la industria de la biotecnología aprendió de la debacle de Theranos fue el valor inherente de la revisión por pares y la transparencia y confianza que conlleva. En un campo cargado de complejidad y alta tecnología que muy pocos entienden realmente, el sistema de revisión por pares es ahora un guardián universalmente aceptado. Mantiene a las Elizabeth Holmes y a los Ramesh Balwanis fuera del mundo y asegura que la innovación siga un camino verificable de verdad.

Es hora de que el «doctorado» y el «DLT» se junten

Entonces, ¿por qué el espacio blockchain no confía mucho más en la revisión por pares? Un grupo insignificante entre los principales actores del espacio se preocupa por publicar sus innovaciones académicamente. El campo ha tenido su parte justa de estafas del tamaño de Theranos. En lugar de hechos verificados, la promesa de obtener grandes ganancias parece ser el incentivo dominante para invertir, un statu quo lamentable y posiblemente peligroso.

Tal vez una de las explicaciones radique en la fascinación de la industria tecnológica por los que abandonan la universidad: me vienen a la mente Steve Jobs, Steve Wozniak, Bill Gates y Jack Dorsey. Sin embargo, todos los innovadores «emprendedores que no terminaron la universidad» se apoyan en los hombros de innumerables gigantes con batas de laboratorio y gafas de pasta. Como prueba de ello, ten en cuenta que en 2017, el 30% de los ingenieros de Google tenían un doctorado, y Apple, Microsoft, Facebook y Twitter también contrataron a una mayoría de graduados universitarios.

Estamos construyendo una economía digital totalmente nueva. Nuestro sistema actual sería impensable sin unos procesos académicos sólidos con el conocimiento en el centro. Pensemos en las contribuciones de John Hicks y Kenneth Arrow a la teoría del equilibrio económico, en los análisis de la teoría del comercio de Paul Krugman o en las ideas de Ronald Coase sobre los costes de transacción y los derechos de propiedad. Son sólo unos pocos entre otros premios Nobel y muchos más investigadores de base cuyos esfuerzos colectivos han dado forma al sistema económico mundial tal y como lo conocemos. La nueva economía digital merece, es más, necesita, la misma cantidad de rigor académico.

La revolución de las criptomonedas está impulsada por «rockstars», visionarios que a menudo carecen de formación académica. Sus ideas de descentralización y apertura son refrescantemente antisistémicas y optimistas. Sin embargo, estas visiones sólo son posibles gracias al trabajo de generaciones de científicos que sentaron las bases de los actuales protocolos de criptomonedas hace décadas, y siguen desarrollándolos hoy. La forma que adopte la revolución de las criptomonedas será el producto de los sueños y las ideologías, por un lado, y de la investigación y el desarrollo revisados por pares, por otro.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Serguei Popov se doctoró en matemáticas por la Universidad Estatal de Moscú en 1997, y ha ocupado puestos de investigación y docencia en la Universidad de Sao Paulo y la Universidad de Campinas. Actualmente, es investigador senior en la Universidad de Oporto. Su interés por las criptomonedas se remonta a 2013, cuando empezó a aplicar sus conocimientos de matemáticas generales, probabilidad y procesos estocásticos a la tecnología de los libros mayores distribuidos. Es cofundador de la Fundación Iota y miembro de su junta directiva.

Las opiniones expresadas son exclusivamente del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de la Universidad o de sus afiliados.

Sigue leyendo: