La confianza sigue siendo imprescindible en el mundo de las criptomonedas

Tal y como se estableció en el whitepaper de Bitcoin (BTC) de Satoshi Nakamoto, el núcleo de la criptomoneda es un sistema de dinero electrónico entre pares que elimina la necesidad de intermediarios como los bancos. Esta animada independencia y la burla de los sistemas bancarios tradicionales es omnipresente en la criptosfera.

Sin embargo, cuando el objetivo es la adopción masiva, se hace necesaria una cierta tutela para llevar a todo el mundo en el viaje hacia unas finanzas verdaderamente descentralizadas. No podemos esperar que nuestros abuelos, que tienen dificultades para enviar un correo electrónico, sepan cómo gestionar claves privadas, frases de semillas y carteras digitales y enviar su regalo de cumpleaños en Bitcoin sin ayuda. De hecho, esta transición a las finanzas descentralizadas ya va mucho más allá del envío de dinero de cumpleaños y ha evolucionado para incluir el yield farming, la minería de liquidez y las subastas de tokens no fungibles. Como tal, los intermediarios de confianza nunca han sido más esenciales para cumplir con las aspiraciones generales de DeFi y las criptomonedas.

Los robots no necesitan confianza, pero los humanos sí

La confianza es primordial en la vida cotidiana de cualquier civilización. Confiamos en la opinión de los médicos. Confiamos en que el taxista nos lleve a donde necesitamos ir. Confiamos en que la comida que nos sirven en los restaurantes es segura. Confiamos en que los coches se detendrán cuando se encienda la señal de paso en un cruce de peatones.

En el mundo sin confianza de las criptomonedas, seguimos tomando decisiones sobre en quién y en qué confiamos. La mayoría de nosotros no somos desarrolladores o ingenieros capaces de analizar el código de cada protocolo DeFi y cada token antes de participar. En lugar de ello, recopilamos información y evaluamos qué medidas tomar basándonos en lo que sí entendemos. Las preguntas clave en este proceso de toma de decisiones son: ¿confiamos en la organización y en las personas que están detrás del protocolo? ¿Confiamos en que actúan de buena fe y en que el protocolo hace lo que dice que hace?

Los estudios han revelado que el lugar en el que depositamos nuestra confianza está evolucionando al mismo tiempo que el desarrollo de las nuevas tecnologías. A pesar de la novedad de los algoritmos que utilizan el aprendizaje automático y la inteligencia artificial, la gente confía cada vez más en los algoritmos que en los seres humanos. Un estudio publicado en Science Daily descubrió que cuando se presentaba a los sujetos una fotografía de una multitud y se les preguntaba quién sería mejor para acertar el número correcto de individuos que aparecían en la imagen, eran más los que decían que la IA que los humanos. Al mismo tiempo, otro estudio descubrió que la confianza de una persona en la tecnología depende en gran medida de su exposición a ella, y que los títulos de tecnología o ingeniería y la familiaridad con los algoritmos en línea conducen a niveles más altos de confianza en la IA.

Los resultados de ambos estudios seguramente se aplican también al mundo de la criptomoneda. La creciente confianza en la tecnología ha hecho que la adopción de criptomonedas esté tan extendida. Sin embargo, es importante reconocer que esta adopción se está produciendo a ritmos diferentes según los distintos grupos demográficos. Los que están más expuestos a las nuevas tecnologías -ingenieros y desarrolladores- son los primeros en adoptarlas; los que están menos expuestos y tienen menos acceso a los recursos se quedan atrás. Por lo tanto, a los que estamos inmersos en la criptosfera nos corresponde dar prioridad al apoyo a los menos expuestos. No queremos acabar con un «tecnopolio» en el que los que tienen más conocimientos técnicos sean los más privilegiados y a los que tienen menos se les niegue la participación. Esa hipotética distopía sería contraria a la promesa democratizadora original de Bitcoin.

El reto de la usabilidad de las criptomonedas

Debemos reconocer que la criptomoneda presenta desafíos de usabilidad únicos. Incluso entre las personas que tienen acceso a Internet, que en la actualidad se estiman en unos 4,660 millones, su uso suele limitarse a las redes sociales, las búsquedas y el correo electrónico. Estos usuarios de la red se sienten cómodos con el correo electrónico y los inicios de sesión con contraseña. Añadir la gestión de claves privadas, una cadena de números y letras desordenadas que es difícil de interpretar para el ojo humano, requiere superar esta falta de familiaridad a la que se han acostumbrado los internautas.

El valor fundamental de «tus llaves, tus monedas» está revolucionando nuestros sistemas financieros al dotar a los usuarios de control sobre sus activos en lugar de depender de los bancos y otros proveedores de servicios centralizados de terceros. Sin embargo, este empoderamiento también viene acompañado de una carga para la que muchas personas nuevas en este espacio pueden no estar preparadas de inmediato. Todos hemos oído las historias de horror de usuarios que pierden su clave privada y, como resultado, se les niega el acceso a millones de dólares en criptomonedas.

Soy de la opinión de que no deberíamos insistir en lanzar a los novatos a las aguas de las criptomonedas y exigirles que naden. Una vez que las personas se sientan cómodas gestionando sus claves privadas, las ruedas de entrenamiento se pueden quitar, y pueden asumir la carga (y los beneficios) de «sus claves, sus monedas» por sí mismos.

Hay que apoyar a los nuevos usuarios

El porcentaje de usuarios de DeFi sigue siendo bastante reducido. Según el «Informe sobre DeFi» del primer trimestre de ConsenSys, las cifras globales se estiman en unos 1.75 millones. En comparación con los 4,660 millones de usuarios de Internet, esta disparidad pone de manifiesto la enorme oportunidad de crecimiento de la criptoeconomía. Yo diría que los exchanges y las plataformas que dan prioridad a la educación, la experiencia del usuario y la atención al cliente por encima de todo se separarán de la manada y tomarán la delantera este año y en 2022, ganando porciones significativas de este mercado sin explotar.

Las mujeres, en particular, son un grupo demográfico de usuarios en rápido crecimiento, y las plataformas de criptografía no están gastando suficientes recursos como deberían para atenderlas. Una encuesta de usuarios de CoinGecko 2020 encontró que sólo el 9% de las mujeres han oído hablar de DeFi. Esta disparidad entre usuarios masculinos y femeninos es inaceptable.

La única manera de que las criptomonedas alcancen su verdadero potencial y empoderen a una base de usuarios global con el control de su propio valor es si vemos la adopción a través de todos los grupos demográficos, incluyendo el género, la edad, la educación, la geografía y el conocimiento técnico. Por lo tanto, por mucho que las tecnologías descentralizadas se esfuercen por eliminar los intermediarios, el toque humano sigue siendo fundamental para la adopción generalizada de las criptomonedas.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y negociación implica un riesgo, los lectores deben realizar su propia investigación al tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí pertenecen únicamente al autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Laurence Newman es cofundador de Coinmama, un emprendedor en serie y un veterano en el espacio Bitcoin. Después de luchar por comprar Bitcoin él mismo, Laurence se propuso crear una experiencia de compra fluida, segura y atractiva para todos, y de ahí nació Coinmama. Además de formar parte de su consejo de administración, Laurence dirige el marketing y las asociaciones estratégicas de Coinmama.

 Sigue leyendo: