La red Ethereum fue testigo del despliegue de su actualización de London en la red de prueba de Ropsten el 24 de junio. Esta actualización consiste en la muy esperada propuesta de mejora de Ethereum (EIP) 1559.

Después del lanzamiento en la red de prueba de Ropsten, la actualización London se implementará en las redes de prueba de Goerli, Rinkeby y Kovan de Ethereum a intervalos semanales. Este es uno de los pasos importantes en la hoja de ruta para implementar un consenso de prueba de participación (PoS) en la red Ethereum, también conocida como Ethereum 2.0.

La actualización de Londres trae cinco EIP que se implementarán en las redes de prueba: EIP-1559, EIP-3198, EIP-3529, EIP-3541 y EIP-3554. La propuesta EIP-1559, muy debatida, es un mecanismo de precios de transacción que consiste en una tarifa de red fija por bloque que se quema y permite la expansión y contracción dinámica de los tamaños de los bloques para abordar el problema de la congestión.

Cambios propuestos por EIP-1559. Fuente: ConsenSys

A través de este mecanismo, habrá una tarifa base discreta para las transacciones que se incluirán en el siguiente bloque. Para las aplicaciones y los usuarios que desean priorizar sus transacciones en la red, se puede agregar una sugerencia llamada «tarifa de prioridad» para incentivar al minero a una inclusión más rápida. Mientras el minero se embolsa esta propina, se quema la tarifa base de la transacción. Esto implica que hasta que se complete la transición a un modelo de PoS, además de los 2 Ether (ETH) por bloque que reciben los mineros, también estarían recibiendo la propina por priorizar transacciones.

James Beck, director de comunicaciones y contenido de ConsenSys, una compañía de tecnología blockchain que respalda la infraestructura de Ethereum, discutió con Cointelegraph el impacto de quemar las tarifas base en la red:

“Quemar la tarifa base debería ejercer una presión deflacionaria sobre la emisión de ETH, aunque modelar exactamente cuán deflacionario es difícil ya que hay que proyectar variables como transacciones esperadas y, aún más difícil de predecir, la congestión esperada de la red. En teoría, cuantas más transacciones se produzcan, mayor será la presión deflacionaria que tendrá la quema de la tarifa base sobre el suministro general de Ethereum».

Sin embargo, Marie Tatibouet, directora de marketing del exchange de criptomonedas Gate.io, habló con Cointelegraph sobre la posibilidad de que este cambio en las tarifas de transacción tenga un efecto adverso en la red.

Señaló que todavía se puede dar propina a los mineros y que cuanto mayor sea la propina, más rápido se procesará la transacción, y agregó: “Ahora, a medida que la red se hace más grande y Ethereum sigue siendo la principal plataforma de contratos inteligentes, eso no activará otra ‘guerra de tarifas’ entre los usuarios que están dispuestos a pagar más para acelerar sus transacciones?»

Bomba de dificultad retrasada

Otra parte crucial de esta actualización que afecta a los usuarios cotidianos es el EIP-3554. Este EIP retrasa la entrada en vigor de la «bomba de dificultad» a partir de la primera semana de diciembre de 2021. En esencia, la explosión de la bomba de dificultad significaría que minar un nuevo bloque sería extremadamente inviable y difícil para un minero, lo que obligaría a la transición a Beacon Chain con protocolo PoS.

Kosala Hemachandra, fundador y CEO de MyEtherWallet, una plataforma de billetera basada en Ethereum, dijo a Cointelegraph que el EIP ha estado allí desde el inicio de Ethereum para garantizar que la red se mueva a un PoS y Eth2 a tiempo. Añadió además:

“Este valor es responsable de hacer que la dificultad del bloque sea exponencialmente difícil después de un cierto número de bloque, lo que hace imposible que los mineros minen nuevos bloques y tengan que pasar a la red Eth2. Sin embargo, debido a los retrasos en el desarrollo, esta bomba de tiempo siguió retrasándose y, en la bifurcación de London, se pospondrá por última vez».

El documento oficial de este EIP establece que la red está «apuntando a que la actualización Shanghai y/o la fusión ocurra antes de diciembre de 2021». Sin embargo, también agrega que la bomba puede reajustarse en ese momento o retirarse por completo, lo que indica que la primera semana de diciembre no es un plazo estricto para que esta bomba o la fusión se produzca finalmente y que podría retrasarse incluso más allá de este punto.

Tatibouet también mencionó que hasta que Ethereum 1.0 se fusione con Beacon Chain con protocolo PoS, un mecanismo para coordinar shards y stakers en la red, las soluciones de velocidad de transacción construidas sobre la red existente, o las soluciones de capa dos, parecen ser la opción más viable.

Continuó añadiendo: “Las soluciones de capa uno y capa dos no tienen por qué ser exclusivas entre sí. Esta es la razón por la que Ethereum 2.0 utiliza una combinación de capa uno (sharding, PoS) y capa dos (acumulaciones) para lograr una verdadera escalabilidad».

Casualmente, según los datos de CryptoQuant, el mismo día que se implementó la actualización en la red de prueba de Ropsten, se hicieron stake de más de 100,000 ETH en el contrato de depósito Eth2, que asciende a USD 210 millones en valor nocional al valor actual de ETH de alrededor de USD 2,000. Un nivel de interés tan alto podría ser muy indicativo de la anticipación que la comunidad de Ethereum tiene por esta actualización, especialmente debido a las implicaciones del muy discutido EIP-1559.

Hemachandra también mencionó cómo esta propuesta apoyaba las soluciones de capa dos. Añadió: “EIP-1559 introdujo el límite de gas de bloque dinámico. En esencia, ahora la cantidad de transacciones que se pueden incluir en un bloque se puede ajustar dinámicamente en función de la congestión». Añadió además: «Por lo tanto, puede reducir la congestión; esta es otra gran solución además de L2».

Staking y secuelas de la «fusión»

Es importante tener en cuenta que después de que se hicieron stake de los 100,000 ETH adicionales el día del despliegue de la actualización de London en la red de prueba, la proporción total de ETH en calidad de stake en la Beacon Chain superó el 5% por primera vez. La cantidad de ETH apostados actualmente es de poco más de 6 millones de tokens con un valor de USD 12,76 mil millones.

En comparación con otras redes y monedas de PoS, el 5% de ETH hecho stake no es una proporción alta. Por ejemplo, Cardano tiene actualmente casi el 72% de ADA hecho stake en la red. Sin embargo, hay una variedad de razones por las que este es el caso. Hemachandra explicó la razón principal y por qué esta es una indicación positiva para la red:

“A diferencia de la mayoría de las otras monedas PoS, el propósito de ETH no es solo apostar y ganar intereses. Esta es una buena señal para que ETH se utilice como una utilidad. Por ejemplo, si se hace stake del 80% de ETH, entonces solo queda el 20% de ETH para hacer algo en Ethereum, y no creo que este sea un escenario ideal».

Según los datos de Anthony Sassano, cofundador de EthHub.io, el 23% de todo el ETH minado se deposita en contratos inteligentes. Esta proporción asciende a más de 23,45 millones de tokens ETH valorados en casi USD 50,000 millones. De los 23,45 millones, más de 6 millones de ETH están apostados en el contrato de depósito Eth2 y 9 millones de ETH en varios protocolos de finanzas descentralizadas (DeFi), ya que la red es la más utilizada para DeFi.

El ETH restante en los contratos inteligentes se divide entre varias partes interesadas, como Gemini, la billetera multi-sig Gnosis Safe, Polygon Bridge y la billetera fría de Vitalik Buterin, entre otros.

A raíz de «la fusión», que combinará Ethereum 1.0 y Ethereum 2.0, marcando el final del mecanismo de consenso de prueba de trabajo de Ethereum, los mineros de ETH se enfrentarán a una decisión difícil.

A medida que su hardware de minería se vuelve obsoleto, deben vender sus plataformas y pasar a hacer stake de ETH o, al menos para los mineros que usan GPU, pasar a otras altcoins.

Un análisis de Justin Drake de la Fundación Ethereum estima que se emitirán 1,000 ETH todos los días y que se quemarán 6,000 ETH para hacer de ETH un activo más deflacionario.

Su análisis encontró además que asumiendo el aumento de validadores y una tasa de participación anual del 6,7%, el cambio de suministro anual ascendería a 1,6 millones de ETH negativos, lo que reduciría la tasa de suministro anual en un 1,4%.

Esta transición convertiría a ETH en un activo deflacionario, con la tasa de oferta reduciéndose a medida que pasa el tiempo, ejerciendo una presión al alza sobre la dinámica de oferta y demanda que dictaría su precio en el mercado.

Sigue leyendo: