Elon Musk y Jack Dorsey coinciden en que «Bitcoin incentiva las energías renovables»

Algunos de los defensores más destacados de Bitcoin han intentado defender la eficiencia medioambiental de la criptomoneda: un documento de colaboración de investigadores de la empresa de servicios financieros Square y del gestor de inversiones Ark Invest afirma que la minería de Bitcoin puede impulsar una mayor eficiencia en la producción de energía renovable.

El documento, redactado por «The Bitcoin Clean Energy Initiative», o BCEI, trata de contrarrestar la afirmación de que «la computación necesaria para asegurar Bitcoin […] es perjudicial para el medio ambiente y está arruinando el planeta», argumentando que la minería de Bitcoin incentiva la generación de electricidad «a partir de fuentes renovables libres de carbono».

El documento ha recibido el apoyo de grandes figuras de las criptomonedas, como Jack Dorsey de Square, Elon Musk de Tesla y Cathie Wood de Ark Invest.

En un hilo de Twitter del 22 de abril, Square argumenta que, aunque la energía solar y la eólica pueden producir energía más barata que los combustibles fósiles, estas fuentes renovables suelen producir una oferta excesiva cuando la demanda es baja y, por el contrario, tienen dificultades para satisfacer las necesidades de los consumidores y la industria cuando la demanda es alta.

Según los investigadores, el problema de la divergencia entre la producción renovable y la demanda de electricidad podría mitigarse construyendo un ecosistema «donde la energía solar/eólica, las baterías y la minería de Bitcoin coexistan para formar una red verde que funcione casi exclusivamente con energía renovable».

“Esto no solo es factible, sino que es factible sin poner en peligro la rentabilidad del sector.”

El documento describe el sector de la minería de Bitcoin como «un comprador de energía de último recurso» que puede estar situado en cualquier parte del mundo.

A pesar de que la energía solar y la eólica cuestan aproximadamente entre la mitad y un tercio de los combustibles fósiles por kilovatio-hora, el documento afirma que las limitaciones geográficas de los planes de energía renovable suelen hacer que el suministro de energía sea «abundante o inexistente».

“El resultado final es una cantidad de energía significativamente mayor de la que la sociedad suele necesitar durante unas pocas horas al día, y no suficiente cuando la demanda se dispara. Este reto también se reproduce estacionalmente.”

Combinando la minería de Bitcoin con el almacenamiento de energía renovable, el documento argumenta que las limitaciones de las baterías y la disipación de energía pueden compensarse desviando el exceso de electricidad a las granjas de minería. Si los mineros fueran capaces de capturar solo el 20% de la energía eólica y solar que se retrasa en las redes eléctricas de Estados Unidos, el BCEI estima que la capacidad minera mundial podría triplicarse.

La movilización de los mineros como compradores de electricidad de último recurso también reforzaría la rentabilidad del sector de las energías renovables, ofreciéndoles a los productores la oportunidad de «arbitraje entre los precios de la electricidad y los precios de Bitcoin.»

“En cierto sentido, el apetito ilimitado de los mineros les permite comer lo que queda de la ‘curva del pato’. Dados estos beneficios, creemos que tiene sentido lógico que los desarrolladores de almacenamiento a escala de servicios públicos aumenten su oferta actual de baterías con mineros de Bitcoin.”

El documento también afirma que los costes asociados a la expansión de las energías renovables experimentarán un descenso acelerado.

«Los mercados de Bitcoin y de la energía están convergiendo, y creemos que los propietarios de activos energéticos de hoy probablemente se convertirán en los mineros de mañana«, dice.

Sin embargo, no todo el mundo está convencido de las afirmaciones de BCEI; el popular analista Mati Greenspan dijo que el informe estaba «justificando el consumo masivo de energía de Bitcoin

En lugar de ofrecer una solución al consumo de energía cada vez mayor de Bitcoin, Greenspan describe el documento de BCEI como un proyecto para «un bucle de retroalimentación intensivo en energía

«El enfoque principal del documento no parece buscar soluciones, sino justificar el enorme consumo de energía de Bitcoin y pintar una imagen de color de rosa de cómo podría impactar positivamente en el sector de la energía limpia«, argumentó Greenspan.

A principios de este año, investigadores de la Universidad de Cambridge calcularon que Bitcoin consume 121.36 teravatios-hora al año, lo que sitúa a la red entre los 30 mayores consumidores de energía del mundo y por encima del país de Argentina.

Sigue leyendo: