EE.UU. también acusa de fraude a los operadores de una fábrica de trolls rusos por usar identificaciones estadounidenses para abrir cuentas de criptomonedas

Estados Unidos presentó cargos penales contra el ciudadano ruso, Artem Lifshits, por su gestión de una filial de la infame Agencia de Investigación de Internet, a la que las autoridades estadounidenses acusan de interferir en las elecciones de 2016.

La nueva denuncia alega que Lifshits administró el departamento de traductores del Proyecto Lakhta desde 2017, en cuya capacidad obtuvo ilegalmente documentos de identificación estadounidenses para utilizar «los medios de identificación de personas estadounidenses para abrir cuentas bancarias, cuentas de PayPal y cuentas de criptomonedas».

El cargo es conspiración para cometer fraude electrónico. El Departamento de Justicia de los Estados Unidos dice que estas cuentas fueron utilizadas para que Lifshits y sus cómplices financiaran tanto el Proyecto Lakhta como para su «enriquecimiento personal».

En cuanto a las operaciones del Proyecto Lakhta, el testimonio de un investigador del Servicio Secreto afirma que fue parte de una operación de trolleo generalizada sobre el pueblo estadounidense:

A partir y alrededor de abril de 2014 y, el Departamento de Traducciones del Proyecto Lakhta se centró en influenciar la población de los Estados Unidos. El Departamento de Traductores llevó a cabo operaciones en plataformas de medios sociales, como YouTube, Facebook, Instagram y Twitter. El objetivo principal del Departamento de Traducciones era sembrar discordia en el sistema político de los Estados Unidos, incitar disturbios civiles y polarizar a los estadounidenses mediante la promoción de cuestiones socialmente divisivas, haciendo especial hincapié en las divisiones raciales y la desigualdad en los Estados Unidos

La denuncia no nombraba específicamente a los exchanges de criptomonedas a los que se dice que Lifshits y el Proyecto Lakhta han accedido. Sin embargo, se dice que al menos un exchange se consideró víctima del fraude por haber recibido documentos falsos como medio para cumplir con los requisitos de «Conozca a su cliente».

Los cargos del Servicio Secreto llegan sólo horas después de que Lifshits y varios de sus compañeros de trabajo del Proyecto Lakhta aparecieran en la lista de sanciones del Tesoro junto a sus respectivas direcciones de billeteras de criptomonedas.

Sigue leyendo: