Abogados del FMI argumentan que los bancos centrales necesitan reformar sus leyes antes de poder emitir una CBDC

El viernes, el Fondo Monetario Internacional publicó un nuevo documento de trabajo sobre las monedas digitales de bancos centrales, o CBDC por sus siglas en inglés, y sus ramificaciones legales.

En el documento, investigadores como el asesor jurídico del FMI Wouter Bossu y Catalina Margulis sostienen que los marcos actuales son inadecuados para la emisión de unas CDBC destinadas al público. Los investigadores están particularmente preocupados por la forma en que las definiciones existentes de dinero pueden aplicarse a esa nueva tecnología, pero, con optimismo, sugieren que el problema es lo suficientemente simple para ser solucionado:

«La ausencia de una base jurídica explícita y sólida para la emisión de CDBC basadas en tokens y/o bonos puede remediarse con relativa facilidad mediante una reforma específica de la legislación del banco central».

El nuevo documento también pone en duda el monopolio del que gozan la mayoría de los bancos centrales en la emisión de monedas fiduciarias, que es bastante razonable, salvo que parecen estar sugiriendo que las stablecoins privadas vinculadas a monedeas fiduciarias son ilegales:

«La emisión de tokens digitales privados que se asemejan a las CBDC podría dar lugar a problemas muy similares, incluido un sistema monetario gravemente perturbado, causado en el siglo XIX por la emisión de billetes por parte de bancos privados que posteriormente no pudieron cumplir sus obligaciones de convertir esos billetes en una moneda real».

En última instancia, el documento sugiere que la modificación de la ley monetaria será más difícil que reformar la ley del banco central. Las preguntas básicas de si se puede considerar un token una moneda de curso legal, así como la forma de asegurarse de que sea aceptado en una población con un acceso variable a la tecnología, siguen sin respuesta.

Todos los bancos centrales detrás de las cinco monedas mundiales más grandes, el dólar estadounidense, el euro, el yuan chino, el yen japonés y la libra esterlina, están estudiando la posibilidad de emitir una CBDC. Un legislador del Banco de Inglaterra recientemente habló sobre ellas como parte de un «nuevo orden monetario».

De las economías más grandes del mundo, China parece estar más cerca de emitir una CBDC. Muchos sugieren que esto se debe a que el gobierno chino está dispuesto a utilizar un yuan digital como herramienta de vigilancia, lo que significa que los asuntos de privacidad a nivel de efectivo y bonos de deuda del estado son irrelevantes. El Banco Popular de China publicó recientemente un proyecto de ley que, de hecho, prohibiría las stablecoins privadas vinculadas al yuan.

Sigue leyendo: